Fuente: El Financiero/ Darío Celis

  • Este mes el gobierno va a anunciar una lista de al menos 50 proyectos de gas, petróleo y electricidad que podrán desarrollar privados de manera particular y en sociedad con Pemex y la CFE.

La demora del anuncio se debe a tres causas: exceso de regulación en rubro energético, disputas al interior del gabinete y la falta de definiciones por parte del Ejecutivo.

Desde hace dos meses el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), que preside Carlos Salazar, presentó 137 proyectos en los que se pretende que participe la inversión nacional y extranjera.

El documento que tienen Rocío Nahle, Octavio Romero, Manuel Bartlett y Elvira Daniel, identifica proyectos donde el gobierno puede ir con privados y donde solo habrá inversión estatal.

Andrés Manuel López Obrador estableció tres criterios para determinar la viabilidad de estos proyectos: 1) que el Estado no tenga que rescatar en el tiempo la inversión; 2) que los proyectos garanticen que los hidrocarburos no subirán de precio; y 3) que las empresas no pierdan competitividad frente a sus socios comerciales.

En las últimas semanas el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, ha estado mediando entre Pemex, CFE y la Secretaría de Energía para establecer las dos listas de estos proyectos.

Ayer López Obrador, Herrera, Nahle, Romero, Bartlett y Alfonso Romo, el jefe del gabinete económico, se reunieron para comentar esa lista de proyectos y definir los alcances de la inversión.

Como aquí hemos informado, en las últimas semanas Nahle, Bartlett y Romero han flexibilizado su posición para aceptar capital privado en algunas áreas que hasta finales de 2019 eran intocables.

Un gran obstáculo que impide avanzar son las regulaciones internas de diferentes dependencias que inhiben la inversión y puesta en marcha de un buen número de los proyectos considerados.

Apunte a la Comisión Nacional del Agua, la Comisión Reguladora de Energía, la Comisión Nacional de Hidrocarburos, el mismo Pemex y la CFE, principalmente.

Los grandes aliados del sector empresarial son Romo y Herrera, quienes saben que el Estado no tiene recursos suficientes para impulsar la reforma energética que el país demanda.

Esta dupla solo esperaba el regreso de Nahle por la India para finalizar la negociación. La reunión de ayer con el Presidente debió ser determinante de los proyectos que serán incluidos en el anuncio.

En el sector privado estiman que el capital privado nacional y extranjero podría invertir hasta 70 mil millones de dólares en el que sería el programa de reforma energética más ambicioso de la historia.

El problema es que hay voces en la 4T que no están en favor de la participación privada y la demora del anuncio se debe al jaloneo que se da con Pemex, la CFE y la secretaria Nahle.