Fuente: El Financiero/ Amílcar Salazar / Leticia Hernández

  • El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que en dos semanas se presentará el plan con la iniciativa privada para la reactivación económica del país.

El Gobierno de México revivirá el plan de infraestructura en materia energética acordado con la iniciativa privada, y que fue ‘guardado en el tintero’ desde finales del año pasado.

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo el lunes que en dos semanas se presentará un plan de infraestructura junto con la iniciativa privada para la reactivación económica del país.

“Se está hablando con los empresarios, con el Consejo Coordinador Empresarial y con todas las organizaciones empresariales, y en 15 días se va a presentar proyecto de reactivación económica”, detalló en la conferencia matutina.

Dicho anuncio fue planteado como un mecanismo de recuperación económica por el mismo presidente López Obrador para enfrentar la crisis económica derivada de la pandemia de COVID-19; el proyecto original contemplaba una inversión por alrededor de 100 mil millones de dólares.

“Vamos con la iniciativa privada a tener un acuerdo de proyectos de infraestructura, con el COVID quedaron pendientes obras que se van a realizar con inversión del sector privado”, destacó.

En este plan de reactivación económica, añadió, va a participar también el sector energético.

“Se va a presentar un plan conjunto de construcción de infraestructura para impulsar la industria de la construcción, incluso se va a incluir el sector energético”, refirió el mandatario, sin ampliar detalles.

En el mensaje matutino también reiteró que la estrategia implementada funcionó, pues de haber rescatado “a los de arriba”, no llegaría el apoyo “a los de abajo”, contrario a los que se llevaba a cabo en las administraciones pasadas, hecho que “va a ser difícil que lo reconozcan los tecnócratas”.

“Lo que querían algunos que hiciéramos, de rescatar a los de arriba, a las empresas y los bancos, la misma receta, hubiese sido fatal”, agregó.

Finalmente, celebró que la disminución en Inversión Extranjera Directa (IED) no haya producido un efecto negativo, a pesar de que México recibió 17 mil 969 millones de dólares en el primer semestre, un 0.7 por ciento menos que en el mismo lapso del año pasado, de acuerdo con datos preliminares oficiales.