Fuente: El Financiero/ Fernando Navarrete

  • Empresas como Sky Capital, Luximia, Inmobilia y Grupo Gea apuestan por los desarrollos residenciales en Quintana Roo, Yucatán, Campeche y Tabasco.
  • Esa región tuvo un crecimiento de 6% en la demanda residencial este año.

El Tren Maya detonó la inversión de cerca de 8 mil 900 millones de pesos por parte de desarrolladoras inmobiliarias como Sky Capital, Luximia e Inmobilia que aprovecharon el crecimiento en la demanda de residencial en entidades como Quintana Roo, Yucatán, Campeche y Tabasco para edificar proyectos que arrancaron este año y continuarán en el 2021.

Roberto Kelleher, CEO de Inmobilia, empresa que desarrolla cerca de 30 comunidades residenciales en Mérida, Cancún, Tulum y Nayarit, detalló que los grandes proyectos como el Tren Maya, el aeropuerto de Cancún, así como la ampliación de Puerto Progreso, entre otros, han detonado el desarrollo del sector residencial, de oficinas y comercial.

“Vemos con muy buenos ojos toda la inversión que se está realizando sobre todo en el Tren Maya, estamos muy pegados tanto con Fonatur como de los diferentes jugadores para ver las opciones dentro de este proyecto”, explicó a El Financiero.

Inmobilia planea invertir el próximo año más de 2 mil 500 millones de pesos en Mérida, San Luis Potosí y el Estado de México.

José Ramón Abascal Díaz Barreiro, delegado de la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios (ADI) en Quintana Roo, destacó que además del Tren Maya, la construcción de la Refinería de Dos Bocas ha detonado el desarrollo de nuevos proyectos habitacionales y hoteleros en el sureste.

“Tenemos más de 100 mil cuartos (de hotel en el sureste), en toda América Latina no hay un destino con 100 mil cuartos hoteleros y 28 mil que están actualmente en construcción. Cada cuarto de hotel genera cuatro empleos, o sea cuatro familias que requieren casa, centros comerciales, escuelas y equipamiento”, afirmó.

Por su parte, Sky Capital, firma cofundada por Roberto Serrano, actualmente tiene inversiones por 3 mil 800 millones de pesos en Mérida, donde edifica el primer rascacielos de la ciudad: The Sky, además de la segunda fase del parque industrial Sky Park y otros proyectos industriales, residenciales y de oficinas.

“En Mérida existe una oferta muy grande en el tema habitacional y carecía mucho en el tema corporativo, oficinas o industrial, por lo que quisimos atender estas necesidades de mercado”, detalló.

A pesar de la caída en el flujo de turistas internacionales al sureste, la demanda residencial en zonas con mayor popularidad creció hasta 41 por ciento, especialmente en el mercado de segundas residencias.

Mauricio Rovirosa, director de operaciones de Shark Tower, la torre residencial con forma de aleta de tiburón ubicada en Puerto Cancún en la que se invertirán cerca de 2 mil 600 millones de pesos, aseguró que el mercado ha recibido muy bien este proyecto que a la fecha tiene un avance de 78 por ciento de obra.

“El sureste ha tenido un repunte en el tema inmobiliario considerable, desafortunadamente también nos vimos sometidos a la pandemia y eso debilitó esa inercia. A partir de junio las cosas han vuelto a tomar el cauce y hemos vuelto a recibir clientes”, dijo.

Además de Shark Tower, Grupo Luximia desarrollará un micro fraccionamiento dentro de Puerto Cancún con 19 lotes para comercializar a desarrolladores.

En tanto, Grupo Gea modificó sus proyectos e inversión a raíz de la incertidumbre por la pandemia, sin embargo, confían en que en 2021 la situación se normalice.

“Cambiamos la visión de varios de nuestros proyectos, hubo la necesidad de no lanzar algunos para mejorarlos y lanzarlos durante 2021. Algunos los estamos prelanzando ahorita y otros los queremos para el primer semestre de 2021”, dijo José Rafael Martínez Peón, presidente de Grupo Gea.

Crece demanda de casas y terrenos
Daniel Narváez, VP de Marketing de Lamudi, explicó que en el sureste, la demanda del sector residencial creció 6 por ciento anual, mientras que la venta de terrenos subió 3 por ciento. No obstante, en la colocación de créditos hipotecarios entidades como Quintana Roo resintieron el impacto del COVID-19.

“Se ha visto impactado hasta en un -48 por ciento la demanda de créditos hipotecarios y eso aunado a la disminución turística a corto plazo por el tema de la pandemia son retos muy puntuales que experimenta la región”, detalló.

En 2019 en el estado se registraron más de 26 mil solicitudes de crédito, mientras que en lo que va del año apenas van unas 13 mil.

“Sí vemos un panorama poco alentador en el aspecto del ritmo que tiene de comercialización de lo que hemos obtenido de asesores y desarrolladores”, dijo.