Fuente: La Razón/ Berenice Luna

La empresa mexicana Rengen aseguró que cuenta con la experiencia y las ganas de participar en la construcción de la Refinería de Dos Bocas en Tabasco, así como en la reconfiguración de las seis refinerías ya construidas.

En reunión con medios de comunicación, Óscar Scolari, director general de la firma de infraestructura energética aseguró que la compañía se ha acercado con el Gobierno federal para manifestar su interés en los proyectos que quiere emprender, pues afirmó que cuentan con la experiencia y las credenciales para que, en conjunto con otras empresas mexicanas, participen en estos proyectos.

“Somos una de las empresas que estamos en posición y los suficientemente armados y estructurados para poder participar en la construcción de una nueva refinería. Por parte de la Secretaría ha habido acercamientos, pero hasta el momento nada oficial”, destacó.

El directivo detalló que para la modernización de cada una de las refinerías en México se requieren al menos 500 millones de dólares, lo que sumando las seis refinerías resulta en una inversión de tres mil millones de dólares.

El directivo también dijo que en este momento ya se lleva a cabo el desmonte de las 600 hectáreas, que abarca el proyecto de Dos Bocas, por lo que estima que en dos o tres semanas se estén cotizando los trabajos para remediación de suelos.

Asimismo, estimó que la construcción del proyecto se podría dividir en ocho o 10 sectores, cuyos recursos necesarios para el desarrollo de cada uno de ellos serían de alrededor de 700 millones de dólares. No obstante, el empresario señaló que también es “importante y es lograble que invierta el Gobierno federal” en modernizar y reparar las seis plantas de refinación existentes, las cuales podrían sumar 900 mil barriles diarios a la producción de gasolinas, equivalente a tres refinerías”.

TREN MAYA TAMBIÉN ESTÁ EN EL RADAR. En entrevista para La Razón, Scolari Romero comentó que además del negocio de las refinerías, la empresa mexicana está interesada en participar en una carboeléctrica, o hasta en el Tren Maya, en este último proyecto, realizando la obra civil.