Fuente: El Sol de México/ Maleny Navarro

  • Las medidas de higiene se tomarán en casa, traslado, trabajo y actividades de soporte

La Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) en la Ciudad de México ya capacita a sus trabajadores para el regreso a las obras en medio de la pandemia por Covid-19.

Como lo recomendó el gobierno federal, han difundido el protocolo de regreso seguro a las obras de construcción en el que se sugiere que se designe un comité de salud frente al Covid-19 en el que un técnico de la salud esté a cargo.

Esta posición podría ser ocupada por los paramédicos que ya laboran en las obras o bien por los seguristas. La meta es facilitar la comunicación entre trabajadores, gerencia y autoridades, lo que permitirá que quien presente síntomas lo comunique al responsable Covid-19 para evaluación y en su caso, aislamiento.

Previo a la definición de este protocolo y antes de la declaración en abril pasado que dictaba que las obras eran una actividad no esencial, algunas construcciones ya aplicaban medidas de salubridad como lavamanos y sana distancia, en la medida que los trabajos lo permitían.

El 22 de mayo se realizó el primer curso en el que participaron 318 afiliados en esta capacitación que ofreció la CMIC a través de internet.

Han dividido en cuatro aspectos las principales medidas: en casa, el traslado, en la obra y actividades de soporte.

En casa, plantean desinfectar cada ocasión que llegan o salen, mantener cuarentena de 14 días a sospechoso de contagio, y dar seguimiento con servicios de salud y en caso de los trabajadores administrativos verificar la conexión y accesos por internet para labores vía remota.

Para el traslado sugieren preparar estacionamientos para un posible aumento en bicicletas o llegada de transporte colectivo. Al llegar a la obra, se establecerán puntos de revisión en accesos: temperatura, cuestionario de síntomas, vulnerabilidad y exposición.

El protocolo también plantea la agrupación de empleados en unidades operativas que se mantengan juntas en todas sus actividades -trabajar, viajar, vivir y comer, según corresponda- para facilitar el seguimiento de la salud y reducir el riesgo de infección entre diferentes unidades.

También establecieron la restricción de los turnos de trabajo al mismo grupo de empleados con un tiempo de superposición mínimo entre grupos, sin embargo, en los trabajos en los que se requiere acercamiento o contacto físico como el acarreo de materiales, traslado de equipo o compartir herramienta y equipo de trabajo, deberán desinfectar las herramientas y materiales.

Incluso, también han solicitado evitar el pago de salario en efectivo y apegarse a depósitos y enviar comprobantes electrónicos.

Además de este ejercicio, han extendido a sus afiliados una encuesta para conocer la postura de las empresas respecto a la reanudación de actividades de la industria y si han tenido dificultades para enviar los documentos solicitados para retomar las actividades. Las capacitaciones continuarán el próximo lunes y martes.

Este diario informó en abril que la detención la obra privada representó que 275 mil personas dejaran de trabajar en la Ciudad de México.

El líder de esta cámara, Armando Díaz Infante declaró en dicha ocasión que el Covid-19 rompe con las esperanzas de mejoría en la industria de la construcción pues viene arrastrando una situación complicada.

ABREN PERMISOS DIGITALES

Rumbo a la reactivación de esta industria, la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda ajustó parte de sus trámites para hacerlos totalmente digitales. Cuando reanunden actividades se podrá recoger la respuesta a sus trámites.