Fuente: La Jornada/ Alejandro Alegría

  • Considera proyectos por $304 mil millones

El monto de inversión para el segundo paquete de proyectos de infraestructura que busca impulsar la reactivación económica del país será mayor al anunciado en octubre pasado, que incluyó obras con valor por 297 mil millones de pesos, de acuerdo con información de fuentes empresariales y gubernamentales.

Serán alrededor de medio centenar de proyectos prioritarios los que contendría el nuevo plan de infraestructura, en el que participará el sector privado con una inversión inicial de 212 mil 681 millones de pesos. Adicionalmente, hay otros 20 proyectos en etapa de análisis con una inversión susceptible de 91 mil 474 millones de pesos.

La mayoría de los proyectos son en el sector de comunicaciones y transportes, saneamiento de agua y medio ambiente y en energía.

Aún no está definida la fecha en la que se darán a conocer las obras, pero fuentes cercanas señalan la siguiente semana, específicamente el primero de diciembre, cuando se cumplen dos años de que el presidente López Obrador asumió el cargo.

Los nuevos proyectos de infraestructura se desarrollarán en Aguascalientes, Chihuahua, Sonora, Hidalgo, Tamaulipas, Baja California Sur, Nuevo León, Querétaro, Jalisco, Durango, Guanajuato, San Luis Potosí y Yucatán. Los esquemas de participación privada serán mediante esquemas de concesión, mixto y desdoblamiento.

Destacan la construcción de la terminal portuaria (amoniaco y urea) en Topolobampo, Sinaloa; el libramiento carretero en San Luis Potosí, Ventura-El Peyote; la construcción del libramiento carretero súper poniente de Aguascalientes; el mantenimiento, rehabilitación y la operación sureste en carreteras de Veracruz, Tabasco, Campeche y Chiapas.

La cartera incluye, además, 168 proyectos en etapa contingente que involucran una inversión de un billón 41 mil 74 millones de pesos.

Los proyectos contingentes son en los que se requiere establecer un grupo de trabajo para definir el esquema de participación privada y llevarlos a la etapa de autorización.

En el sector energía destaca la instalación de una planta coquizadora en la refinería de Tula; la unidad de licuefacción en Topolobampo, Sinaloa; la conversión del tren de aromáticos en la refinación en Cangrejera; la unidad de licuefacción en Salina Cruz; un ducto de transporte de gas natural a Chiapas; llana de ciclo combinado en Tapachula; la ampliación del gasoducto de 160 kilómetros para una conexión con Mayakán.

Adicionalmente están la central de generación de energía eléctrica de ciclo combinado en Celaya y otra central de generación, denominada La Charrería, las cuales iniciarían obras en marzo y julio del próximo año, respectivamente.

Carlos Salazar Lomelín, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, dijo en días recientes que el segundo paquete impulsará la inversión público-privada con un monto de más de 553 mil millones de pesos, es decir, más de 2 por ciento del producto interno bruto.

Con la suma del primero y segundo paquetes se busca alcanzar el objetivo de incrementar de 20 a 25 por ciento del PIB la inversión anual pública y privada.