Fuente: El Economista/ Viviana Estrella

  • La CMIC, el IQM y dependencias estatales trabajan en la configuración de un manual de obra con perspectiva de género.

La industria de la construcción local se ha propuesto incrementar la participación de las mujeres en el diseño, desarrollo y ejecución de obra pública, debido a la baja intervención que prevalece y a que su injerencia se ha centrado en mayor medida en actividades administrativas.

Con este objetivo, la delegación Querétaro de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), el Instituto Queretano de las Mujeres (IQM) y las dependencias estatales del sector trabajan en la configuración de un manual de obra con perspectiva de género, que tiene como premisa incidir en la participación de las mujeres en esta industria y que impulse su integración como parte de la fuerza laboral de esta actividad.

La vicepresidenta ejecutiva de representación delegacional y comunicación social de la CMIC Querétaro, Laura Sepúlveda Antuna, destacó la necesidad de que se propicie la participación de la mujer en el diseño, gestión y ejecución de las obras públicas, así como permear la perspectiva de género dentro de la actividad productiva.

“Que seamos incluidas en el diseño, planeación, gestión, ejecución de la obra pública en nuestro estado, que puedan formar parte de una igualdad ciudadana e inclusión en la industria de la construcción se impulse a la mujer en el rubros de obrera, técnica, operadora, administradoras, proveedoras diseñadoras, inversionistas, empresarias, por mencionar algunos rubros. El manual tendrá la descripción de requerimientos específicos y recomendables”, pronunció.

Una vez conformado el manual, se buscará que se convierta en un instrumento de política pública normado, expuso la directora del IQM, Valeria Guerrero Ángeles.

“Más allá de incorporar a las mujeres en una industria, que es una brecha, que son espacios donde difícilmente las mujeres tienen una participación activa, lo hacen en espacios administrativos, en tareas del diseño, pero que difícilmente están en campo, situaciones de acoso, entre otros. Más que ser una herramienta para que las mujeres se incorporen, desde la construcción se tiene la gran oportunidad de modificar gran parte de roles y estereotipos que tenemos como sociedad y que estos favorezcan a la incorporación de mujeres en distintos tipos en condición de vulnerabilidad”, declaró.

Los trabajos de integrar un manual para incorporar la perspectiva de género en la obra pública comenzaron desde hace un año, cuando en una localidad del municipio serrano Landa de Matamoros, licitó una obra y no se cubrió el número total de trabajadores requeridos, por lo que un grupo de 60 mujeres participó en la ejecución de la obra.

“Cuando comenzaron las licitaciones, se encontró que en una localidad de Landa de Matamoros, se lanzaban licitaciones para la contratación de personal y les quedaban mal los trabajadores, es un municipio con muchas mujeres por la alta migración que hay hacia Estados Unidos, posteriormente las contratan y empezó con un grupo de cinco mujeres que terminó siendo de 60”, precisó.

Guerrero Ángeles contextualizó que se trata del primer trabajo de su tipo en México, mientras que en el continente americano hay un precedente en Chile, mismo que fue elaborado por el Ministerio de Obras Públicas; también hay otro referente en Barcelona, España.

En este contexto y como parte de los acciones para integrar el manual, de este 8 de septiembre al 1 de diciembre se llevará a cabo el Diplomado de formación para incorporar la perspectiva de género en el diseño, planeación, gestión y ejecución de la obra pública en el estado, el cual se imparte a través del Instituto de Capacitación de la Industria de la Construcción (ICIC) de la cámara.

El diplomado tiene una duración de 120 horas, se efectúa de manera gratuita y está dirigido a servidores públicos municipales y estatales, además de ciudadanía que desarrolle actividades vinculadas a la industria.

Sólo 4.4% son mujeres
Al primer trimestre del 2020, la industria de la construcción del estado sumaba 81,740 trabajadores en el estado: 95.6% hombres y sólo 4.4% mujeres, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

A nivel nacional, al corte de marzo, la industria de la construcción empleaba a 4.3 millones de personas: 96.2% hombres y únicamente 3.8% mujeres.