Fuente: El Economista/ Jesús Vázquez

  • Fonatur analiza tres opciones para la construcción de la estación del Tren Maya en Cancún, luego de quedar descartado que el Asur la vaya a construir dentro del aeropuerto internacional de esta ciudad, informó Rogelio Jiménez Pons.

El Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) analiza tres opciones para la construcción de la estación del Tren Maya en Cancún, luego de quedar descartado que el Grupo Aeroportuario del Sureste (Asur) la vaya a construir dentro del aeropuerto internacional de esta ciudad, informó Rogelio Jiménez Pons, director del organismo.

Explicó que los planes originales de construir la estación dentro de los terrenos de la terminal aérea cambiaron ante la necesidad de enlazar la vía férrea con el tren ligero de Cancún, que licitará en próximos meses el gobierno de Quintana Roo para alimentar de pasajeros y turistas los vagones del Tren Maya.

“El problema era cómo llegamos ahí, el lugar que ellos (Asur) plantearon no nos era funcional; la solución que ahora estamos buscando es una estación común con el tren ligero de Cancún, un lugar intermedio, porque Cancún va a tener este tren ligero; estamos buscando ese punto intermedio”, dijo.

Adelantó que las tres opciones que están analizando para definir la nueva ubicación de la estación son terrenos federales, una más sería aportación de tierra del gobierno del estado y como tercera, terrenos privados; todas ellas en los alrededores del Aeropuerto Internacional de Cancún, pero ya no en su interior como originalmente se había planteado.

Aunque ya no será Asur el encargado de construir la terminal, el negocio de edificación de la estación seguirá siendo privado, es decir, una concesión otorgada por el gobierno federal para construir y operar esta infraestructura del Tren Maya.

Una de las posibles ubicaciones es sobre la avenida Huayacán, en la parte posterior del Aeropuerto Internacional de Cancún, puntualizó el funcionario, aunque no precisó la ubicación de las otras dos alternativas que están analizando.

Avances
A principios de agosto, El Economista dio a conocer que existen dos propuestas concretas de inversión, una japonesa y una coreana, para el tren ligero que correrá por la ciudad Cancún y su zona hotelera, y que servirá de alimentador de pasajeros del Tren Maya.

El costo de la obra propuesto por el gobierno de Quintana Roo asciende a los 32,900 millones de pesos mediante un esquema de asociación público-privada, cuya licitación está prevista para el segundo semestre del 2020. Este tren tendrá un recorrido de 47 kilómetros.

Primera fase, 33 kilómetros elevados en zona hotelera (bulevard Kukulkán) hasta entronque con el aeropuerto de Cancún. Segunda fase, 14 kilómetros a nivel en carriles confinados en avenida Tulum y avenida Universidades; 29 estaciones y dos terminales multimodales; taller y cochera en zona aeropuerto, con una demanda estimada de hasta 66,800 pasajeros al día.

Este tren ligero “forma parte de una estrategia integral que promueve el gobierno del estado con propósito de alimentar y complementar al Tren Maya impulsado por el gobierno federal, y considera la posibilidad de aportaciones del estado de Quintana Roo”, se lee en la descripción publicada en la plataforma Proyectos México.