Fuente: Reforma/ Renata Tarragona

La inmobiliaria Grupo Murano irá al mercado de valores para conseguir los recursos que le faltan, de los mil millones de dólares que comprometió, para el megaproyecto hotelero Grand Island Cancún.

Para ello se financiará a través de la emisión de un Certificado de Capital de Desarrollo (CKD).

“A raíz del interés que se ha obtenido por esta inversión, hemos sido invitados por Jones Lang LaSalle (JLL) a participar en un CKD, un instrumento público que se estará emitiendo el próximo semestre, con el objetivo de invitar a inversionistas institucionales al proyecto”, explicó Marcos Sacal, presidente de la desarrolladora.

Sin revelar el monto que ya tienen, comentó que sus inversionistas, mediante el Fondo Murano, aportó 50 por ciento de éste, mientras que los tres bancos financiadores, Bancomext y los españoles Caixa y Sabadell, participaron con la otra mitad, del cual cada uno aportó 33 por ciento.

Aclaró que el CKD será verde, con ticket de emisión JLL-CKE.

El proyecto se contempló como parte del Plan Nacional de Desarrollo debido a su enfoque ambiental y social, pues se abastecerá de un 85 a un 90 por ciento de proveeduría nacional, implicará más de 20 mil empleos y, en convenio con distintas universidades a nivel nacional, integrará a recién egresados a sus filas.

Sacal afirmó ya estaba contemplado en los planes de desarrollo de Fonatur para Cancún.

La empresa que se encargará de la operación de las 3 mil habitaciones de Grand Island Cancún será AM Resorts, por ser la de mayor distribución en el destino.