Fuente: Forbes/ Arturo Ordáz Díaz

  • Para la reactivación económica en la CDMX, el sector de la construcción pidió el apoyo de la banca para impulsar los proyectos inmobiliarios planeados.

El sector de la construcción en la Ciudad de México pidió la colaboración de las instituciones bancarias para que comenzar los proyectos inmobiliarios que están contemplados en el plan de reactivación económica de las autoridades locales tras la pandemia de coronavirus.

“La banca tiene que sensibilizarse con el programa de reactivación económica que se está logrando, para generar inventario asequible que se pueda desplazar para arrancar todo el número de proyectos que se tienen previstos”, señaló Luis Armando Díaz Infante Chapa, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) en la CDMX.

A finales de junio, el gobierno capitalino aseguró que impulsará el sector de la construcción para reactivar la economía tras la emergencia sanitaria, por lo que prevé una inversión de 23,708 millones de pesos (mdp) para obra pública, así como 50,373 mdp para edificaciones privadas.

De igual manera, anunció que se pondrá en marcha el programa producción de vivienda incluyente, popular y de trabajadores, el cual se planea la construcción de 53 proyectos con un costo total de 4,510 mdp.

Díaz Infante Chapa abundó que el fideicomiso de Servicios Metropolitanos S.A. de C. V y los créditos de Fovissste o Infonavit le permite al sector privado localizar la comercialización del producto para hacer una inversión; para la cual también se necesita la invención de la banca.

“La banca comercial ha bajado las tasa de interés de los crédito hipotecarios. Estamos invitando a que también apoye con los créditos puente para poder tener también la producción de la vivienda y que estos créditos se puedan ejercer con la oferta se pueda generar bajo los programas de esos esquemas”.

“A finales del próximo año va a empezar una oferta que pueda estar empezando, y la ventaja en esta crisis es que el Banco de México ha bajado la tasa de referencia, tenemos una tasa de 5% que hace accesible el dinero y permite que siga habiendo una oferta de créditos hipotecarios a tasas fijas.

Explicó que era necesario alinear los proyectos inmobiliarios a la nueva normalidad en la ciudad, sobre todo a la capacidad de compra de las personas tras la pandemia.

“El problema que hemos tenido en los últimos años es que el valor de la tierra se ha incrementado muchísimos y se generó un efecto de gentrificación debido a que el suelo por las condiciones de los usos de densidad no permitirían producir vivienda económica o alineada a los créditos hipotecarios del Infonavit y Fovissste”, indicó en entrevista para Forbes México

Relató que en el artículo 147 del reglamento de desarrollo urbano y vivienda se promueve la producción de inmuebles para trabajadores con un tope de venta que no sea mayor al límite del crédito que podrían obtener los empleados, el cual ronda entre 1 millón 800 mil pesos

Reiteró que siempre hubo demanda de vivienda incluyente en la capital del país pero la oferta de créditos hipotecarios no era suficiente para que los trabajadores la pudieran ejercer en la CDMX, por lo que tendrían que ejercerlo en los municipios aledaños a la urbe, lo cual implica mayor costo en el transporte de la gente de las personas desplazarse.

El representante de la CMIC en la CDMX refirió que para lo que resta del segundo semestre de este año se realizarán los proyectos ejecutivos y la obtención de recursos financieros, para así arrancar las obras durante 2021.

Reiteró que todos los programas de vivienda que se han impulsado están respetando la actual regulación en función del reglamento de desarrollo urbano y de construcción de la capital del país.

Afirmó que las viviendas contempladas es que están mejor ubicadas, supervisadas y diseñadas por la nueva norma que surgió a partir del sismo de 2017, la cual prevé edificaciones con mayor resiliencia y capacidad estructural, al igual que con mayor cercanía a transportes masivos.