Fuente: La Jornada/ Julio Reyna

Hasta el fin de semana pasado, las autoridades encargadas del proyecto del Tren Maya y las comunidades indígenas habían realizado 15 asambleas informativas, en las cuales las principales demandas de información fueron la manera en la que participará la población dentro de la operación y sobre el futuro de sus tierras.

Los días 14 y 15 de diciembre se realizará en cinco entidades la consulta a la población indígena sobre si va o no el Tren Maya, aunque las asambleas indígenas y las consultas continuarán aun después del ejercicio, aseguró el director general del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), Rogelio Jiménez Pons.

El Tren Maya debe tener legitimidad y la gente debe entenderlo así, como un ejercicio democrático fundamental, dijo el funcionario en una entrevista. La ciudadanía debe hacer uso de sus derechos democráticos en esta nueva era del Estado; la población tiene que confiar y asumir su rol con la participación en las urnas, agregó Jiménez Pons.

El Fonatur, a cargo del proyecto, indicó que más de 4 mil 200 personas de la Península de Yucatán recibieron información como parte del proceso de consulta indígena.