Fuente: El Economista/ Alberto Aguilar

Esta semana Iván Arias y Adrián Garza, directores del área de Estudios Económicos de Citibanamex, presentaron un estudio con el que ponen los puntos sobre las íes respecto al tiempo que tardará la recuperación económica en esta cruenta crisis.

El PIB regresará al tamaño que tenía en 2019 hasta 2025, el nivel del empleo se recuperará en 2023 y peor aún el pírrico ingreso per cápita de 9,900 dólares del país, se retomará hasta el 2030, o sea otra década perdida.

Un rubro indicativo de la problemática es el de la construcción. Tras caer 5% el año pasado, los expertos de la CMIC que preside Eduardo Ramírez Leal, proyectan que el descenso en este 2020 se ubicará entre 10% y hasta 15% con la consecuente afectación a 2,500 micros, pequeñas y algunas medianas empresas.

Más allá de la pandemia, la situación se ha agravado por la caída de la inversión pública. Hay también cambio de reglas en las asignaciones de obras para evitar corrupción y peor aún subejercicios. Hay partidas donde la asignación prevista no llega al 30 por ciento. Ya desde ahora tras de que la SHCP de Arturo Herrera presentó el presupuesto 2021 no hay mucha esperanza de una recuperación. Lo asignado a la inversión productiva es inercial y por ende insuficiente. El grueso se lo quedan las grandes obras como el Tren Maya, Santa Lucía o Dos Bocas.

La CMIC, con el apoyo del CCE de Carlos Salazar y Concamin de Francisco Cervantes no ha quitado el dedo del renglón para que a través de foros permanentes se discuta el impulso de diversos proyectos, no sólo en el sureste, sino en todo el país. Dada la escasez de recursos públicos la idea es destrabar obra con el acompañamiento de la IP vía APP o fórmulas autofinanciables para sumar a inversionistas.

El propio Ramírez Leal plantea que el contacto entre gobierno e IP debe ser continuo para que los proyectos evolucionen de la fase técnica y se hagan realidad.

La CMIC ya entregó a la Conago de Juan Manuel Carreras un documento con 274 proyectos que son urgentes. También se han tenido pláticas con algunos de los 10 gobernadores que dejaron esa agrupación para tratar de dinamizar obra. De hecho, 50 de estos podrían ser la base del plan de infraestructura que debe anunciar pronto el presidente Andrés Manuel López Obrador y que se ha retrasado porque aún lo analiza la SHCP.

Como quiera, gris horizonte para la construcción.