Fuente: Juan Luis Ramos y GAbriela Jiménez | El Sol de México

Empresarios del sector advierten que una de cada cinco unidades está en riesgo de cerrar si continúa el declive de la industria.
Si hay actos fuera de la ley en las obras de construcción contratadas con el sector público que se castiguen, pero que no se frene la industria, pidió Eduardo Ramírez Leal, presidente nacional de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) frente al desplome que muestra el sector por la falta de inversión.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador culpó atribuyó a la corrupción el retraso en el inicio de los proyectos al ser cuestionado sobre la caída nunca antes vista, de más de 10.2 por ciento, que registró la industria en agosto.

“Por corrupción se detuvieron proyectos de construcción”, señala AMLO
“En efecto, hemos demorado en echar andar las obras por todos los obstáculos que enfrentamos; además, como había mucha corrupción, pues no se trataba de seguir con lo mismo”, dijo en su conferencia mañanera en la que además dijo tener “otros datos” cuando se le preguntó sobre el subejercicio en el presupuesto.

El representante de los constructores del país dijo que “se ha estado ejerciendo lento el presupuesto “, y por ello piden que se hagan más ágil las licitaciones y que si hay actos fuera de la ley que se castiguen, pero que no se frene la industria.

No obstante, dijo que en el arranque del segundo semestre se vio un crecimiento para el sector, ya que de siete mil contratos que la industria ha firmado con el gobierno, 37 por ciento se firmó en julio y agosto. Sin embargo, revertir la caída será difícil en lo que resta del año.

La disminución en el valor de la construcción se refleja ya en los resultados de diversas empresas del sector, como Cemex, la mayor cementera del país, que en el tercer trimestre del años reportó una caída de cuatro por ciento en sus ventas en comparación con el mismo periodo de 2018, debido principalmente a menores volúmenes en México.

En su reporte trimestral, la compañía atribuyó el magro comportamiento en México a la eliminación de apoyos del gobierno para la construcción, así como a afectaciones en proyectos de infraestructura por el proceso de transición tras las elecciones presidenciales de julio de 2018.

Grupo Cementos Chihuahua, otra empresa que reportó resultados trimestrales esta semana, disminuyó el volumen de ventas estimado en cemento y concreto para México este año a un rango de 1 a 3 por ciento, ante las complicaciones que atraviesa el sector.

Todas las empresas de la cadena nos han reportado ventas negativas. Y la mayor afectación la resienten las pequeñas y medianas empresas porque no pueden sostener sus plantillas, contó el presidente de la CMIC. De hecho, dijo, una de cada cinco unidades económicas del sector podría cerrar este año si no se revierte la tendencia negativa.

La caída de la construcción se ha reflejado en la actividad económica. El Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) se contrajo 0.4 por ciento en agosto, empujada principalmente por una contracción de 1.3 por ciento en las actividades secundarias, donde se encuentra la industria de la construcción.

El presidente López Obrador aseveró que el gobierno ya trabaja con la iniciativa privada en el Plan Nacional de Infraestructura. Además, las secretarías de Hacienda y de Comunicaciones y Transportes informaron la publicación entre este jueves y el próximo martes de 873 procesos de licitación asociados al programa de obras de 2020 que suman un monto de 8 mil 767.5 millones de pesos.