Fuente: El Día

  • La dependencia a cargo de Javier Jiménez Espriú asignó recursos para rehabilitar carreteras federales y puertos; la SCT busca concluir el tren México-Toluca

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) asignó más de 43 mil 200 millones de pesos en obras de conservación de infraestructura, red de carreteras, ampliación, autotransporte, terrestre y aéreo, así como rehabilitación de pistas, durante 2019.

La dependencia, a cargo de Javier Jiménez Espriú, asignó 19 mil millones de pesos para mejorar las condiciones de más de cuatro mil 200 kilómetros, y llevar a estado regular y bueno al 75 por ciento de la red de carreteras federales, además de pavimentar caminos de acceso a municipios indígenas de Oaxaca, que en este año se inició con 45 obras; se amplió a otras 63, por lo que ya se trabaja en 108 frentes.

Asimismo, concertó acciones con el gobierno de Jalisco para concluir este año la construcción de la Línea 3 del Tren Ligero de Guadalajara, con una inversión, en 2019, de cuatro mil millones de pesos. En tanto, señaló que continuó la construcción del Tren Interurbano México-Toluca que tiene un avance físico del 86 por ciento, y para ello destinó alrededor de cinco mil millones de pesos y se atienden los problemas técnicos, financieros y sociales que se heredaron.

Además, la SCT indicó que para consolidación de los puertos como polo de desarrollo económico y social, que son parte esencial de la red logística intermodal del transporte, se invirtieron 12 mil 200 millones de pesos: mil 200 de inversión privada, dos mil 800 de recursos propios y ciento cincuenta de recursos del Fideicomiso FIDEPORT.

Entre otras acciones en que avanzó la dependencia este año, destacan el plan para la organización del Sistema Portuario Nacional, a través de sistemas intermodales portuarios costeros para el desarrollo de la marina mercante, cabotaje y transporte a corta distancia, así como el relanzamiento de la industria naviera.

Además de la cancelación del aeropuerto de Texcoco, la SCT precisó que para atender el problema de la saturación en el actual Aeropuerto de la Ciudad de México, se decidió la integración del Sistema Aeroportuario Metropolitano, aprovechando la importante infraestructura existente del “Benito Juárez” y el aeropuerto de Toluca, y se construye un nuevo Aeropuerto Internacional en la Base Aérea de Santa Lucía.