Fuente: El Economista/ Miguel Hernández

Martha López Sorcia, socia de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción local, señaló que no ha sido una tarea fácil abrirse paso en 15 años, cuyas oportunidades estaban limitadas a los hombres.

Alrededor de 30 mujeres poblanas incursionan en el sector de la construcción local, en donde a pesar de que predominan los hombres, tienen una participación destacada como ejecutoras de obras públicas y privadas locales y foráneas, además de proveer en la renta de maquinaria.

Martha López Sorcia, socia de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción local, señaló que no ha sido una tarea fácil abrirse paso en 15 años, cuyas oportunidades estaban limitadas a los hombres.

“Algunas se autoemplearon por las barreras del sector masculino para dejarlas encabezar proyectos y otras asumieron la responsabilidad de negocios familiares, donde al ser hijas únicas decidieron estudiar ingeniería o arquitectura para ayudar a sus padres en la administración u operación”, expuso.

Comentó que algunas empresas dirigidas por mujeres generan en promedio 10 empleos directos y cuando desarrollan proyectos contratan temporalmente a otros 20 por seis meses.

Destacó que a través de certificaciones han logrado el reconocimiento y la apertura para una mayor participación en el sector, sobre todo en obras privadas.

Mencionó que cada vez hay más mujeres que estudian ingenierías en la entidad, lo cual, puntualizó, es indicativo de que hay oportunidades para incursionar, a diferencia de hace 20 años, cuando las opciones sólo eran carreras administrativas, de áreas de la salud y sociales.

Dijo que la mayoría de ellas heredaron la empresa de sus padres, por lo cual han incursionado en la actividad desde que estaban estudiando y tomaron la decisión de estar al frente para seguir, debido a que han demostrado la capacidad técnica.

Refirió que en las constructoras afiliadas, 20% del personal son mujeres, quienes se encargan de elaborar proyectos y supervisar su ejecución.

Presencia
Leticia Vargas Rojas, afiliada a la Agrupación de Constructores y Empresarios Siglo XXI, destacó que tiene 20 años en la actividad, en los que ha participado en la construcción de plazas comerciales, así como pequeños edificios de departamentos, tanto en la angelópolis como en Tlaxcala, que en el caso de esta última ciudad hay un déficit de constructoras y que es un nicho de mercado para el sector de la construcción en general.

Indicó que, como a cualquier constructor, les interesa la obra pública, donde han tenido una pequeña participación en sociedad con otras firmas para hacer puentes vehiculares y caminos, pero no han logrado encabezar algún proyecto debido a que son subcontratadas para trabajos complementarios.

Refirió que hace falta que las mujeres tengan su propia asociación, no para competir con los hombres sino para tener más presencia y buscar hacer obras conjuntas, concursando por licitaciones cuando los montos sean altos, así como impulsar a las egresadas de ingeniería civil para que busquen incursionar en el sector.

Brechas salariales, marcadas en Quintana Roo
Cancún, QR. La brecha salarial entre hombres y mujeres sigue siendo muy marcada en Quintana Roo.

Según el reporte del panorama laboral que emite mensualmente la Secretaría del Trabajo, el ingreso promedio de los hombres fue de 8,200 pesos contra 6,300 pesos de las mujeres durante enero del 2019.

Quintana Roo se encuentra por arriba de la media nacional, pues el ingreso promedio de los hombres se ubica en 6,765 pesos y en 5,274 pesos para las mujeres.

Otro de los datos que arroja el reporte de la secretaría es que, a nivel estatal, 35.4% de la población desocupada son mujeres, mientras que 64.6% son hombres.

El grueso de los desocupados (36%) se ubica entre 30 y 49 años de edad.

Al respecto, Inna Germán, presidenta del Consejo Coordinador Empresarial del Caribe, consideró que si bien aún hay retos para la mujer, la industria turística es una de las pocas en la que la mujer tiene mayor presencia en puestos directivos, lo cual no necesariamente se refleja en otros ámbitos laborales en el estado.

Aseguró que desde esta trinchera se vinculan negocios de mujeres empresarias con otras mujeres empresarias, con nuevos clientes o con negocios manejados por hombres “porque las mujeres somos muy competitivas, tenemos la virtud de poder hacer varias cosas a la vez”.

A dos décadas de su llegada a Cancún, la líder empresarial y madre de familia comentó que hay cambios palpables en la sociedad cancunense.

“Cuando yo empecé, la industria del turismo era como el Club de Toby, muchos de los hombres que vieron los inicios de Cancún se mantenían a la cabeza de la mayoría de las empresas, pero ahorita ya hay muchas mujeres al frente de empresas importantes, tanto en la transportación, de venta de tours, restaurantes, incluso de hoteles”, mencionó

A propósito de la celebración del Día Internacional de la Mujer, consideró que uno de los retos que tienen las mujeres de esta generación es traspasar sus experiencias de lucha, éxitos y fracasos a la generación de mujeres más jóvenes, a “todas esas niñas que aún están luchando por crearse sus propias oportunidades y que están encontrando en ellas mismas y sus prejuicios sus propias limitaciones”. (Con información de Jesús Vázquez)