Plan de refinerías demanda fuertes reasignaciones: expertos

Fuente: El Economista/ Karol García

La nueva administración encabezada por Andrés Manuel López Obrador pretende asignar un presupuesto de 38,000 millones de pesos en la rehabilitación de los seis centros que componen el sistema nacional de refinación de Petróleos Mexicanos (Pemex) para lo cual se deberán recortar gastos en otros rubros dentro de la propia estatal o la subsidiaria Transformación Industrial, e incluso reasignar recursos de otras áreas presupuestales que bien pueden estar fuera del ramo energético, consideraron analistas.

  • Invertir $38,000 millones como lo platea AMLO implica bajar el gasto de servicios personales de Pemex Transformación Industrial o incluso echar mano de otros recursos de la administración pública.

Ramsés Pech, analista del sector, explicó que, con base en los datos de flujo de efectivo, programas de inversión y clasificación económica dentro del presupuesto de egresos 2018 para Pemex, los 38,000 millones de pesos para las reconfiguraciones de las refinerías pueden provenir de una reducción presupuestaria en servicios personales y una de readecuación de la inversión para las plantas dentro de Transformación Industrial.

El presupuesto en servicios personales en el 2018 fue de 41,000 millones de pesos para esta subsidiaria, que representaron 44% del presupuesto anual aprobado por el Congreso para Transformación Industrial. De éstos, 18,227 millones fueron destinados a sueldos y salarios para el personal de la subsidiaria responsable de las actividades de refinación. En tanto, por gastos de operación se destinaron 3,726 millones de pesos y para pensiones y jubilaciones 27,227 millones, rubros que no cuentan con margen de reducción.

Sin embargo, para inversión física de Transformación Industrial se presupuestaron 21,369 millones, que son apenas 22% de la inversión para este año de la subsidiaria.

“Una ingeniería presupuestaria puede bajar entre 17,000 y 20,000 millones de pesos en servicios personales y transferir los 21,000 millones de inversión en forma directa a la rehabilitación de refinerías”, estimó Pech.

Ingresos de otros rubros
Pero, como explicó Arturo Carranza, analista de energía del Instituto Nacional de Administración Pública, destinar poco más de 40% del presupuesto actual de Transformación Industrial (de 94,385 millones de pesos) o casi 10% del presupuesto total para todo Pemex a reconfiguraciones será complicado utilizando únicamente los recursos de la estatal.

A pesar de ello, el equipo de transición de López Obrador ha detallado que en todo su plan de gobierno habrá dos prioridades: aumentar la producción de petróleo y la de gasolinas en el país. Por lo tanto, los recursos para estas actividades podrán provenir de recortes a otros rubros de la administración incluso ajenos al presupuesto económico o energético.

“Las medidas de austeridad para el gobierno entero podrían ser una fuente de recursos porque con los planes anunciados seguramente será necesario que los ingresos para los planes de las refinerías, que son sumamente necesarios, vengan de otros rubros”, aseguró.

Con este orden de prioridades será también necesario hacer ajustes al alza al presupuesto asignado a Exploración y Producción de Pemex, que este año asciende a 219,742 millones de pesos que equivalen a 56% del presupuesto para todas las actividades de la estatal.

Además, se requerirán recursos por encima de los 110,000 millones de pesos para la construcción de una nueva refinería, que es otra promesa de campaña, que bien podrán obtenerse mediante deuda o Asociaciones Público Privadas, añadiendo otra complicación a la reingeniería presupuestal para cumplir con las expectativas que se han generado a lo largo de la campaña entre la población, finalizó Carranza.

2018-07-27T08:12:09+00:00julio 27th, 2018|Hidrocarburos|