Fuente: El Economista/ Alejandro de la Rosa

En la recta final de la actual administración, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) solicitó recursos presupuestales para que el próximo año se construya en Atlacomulco, Estado de México, el Centro Regional de Innovación y Desarrollo Espacial (CRIDE), que tendrá un costo estimado de 80 millones de pesos.

  • La dependencia solicitó recursos presupuestales en la recta final del sexenio para que la construcción se lleve a cabo el próximo año.

La extraordinaria ubicación que tendrá el centro en una extensión de 2.3 hectáreas (los terrenos fueron donados por el gobierno del Estado de México) permitirá una rápida conexión con Puebla, Zacatecas, Toluca, San Luis Potosí, Querétaro e Hidalgo, donde hay instituciones académicas relacionadas con la actividad.

“El principal problema de la industria espacial en México es la escasez de los servicios de ciencia y tecnología, y los proyectos de innovación, desarrollo tecnológico, así como la ausencia de capital humano altamente capacitado para la observación de la tierra, diseño de cohetes, satélites y sus componentes”, informó la SCT.

La dependencia, a través de la Agencia Espacial Mexicana, pretende estrechar vínculos con las universidades del Estado de México y San Luís Potosí que ya tienen un departamento de análisis de imágenes satelitales y con el creciente clúster aeroespacial queretano.

Entre las instalaciones que tendrá el centro figuran: tres laboratorios en materia espacial (donde habrá desarrollo de satélites y de sistemas de lanzamiento), auditorio con capacidad para 200 personas, oficinas administrativas y explanadas que permitan exposiciones, colocación de stands, ubicación de telescopios y contactos para exteriores

Deficiente infraestructura
En su justificación del proyecto, la SCT dejó en claro que en México la infraestructura en materia espacial es escasa, por lo que la capacidad instalada no permite colocar al sector en el mercado nacional ni global de servicios asociados a la innovación, ciencia y desarrollo tecnológico en dicha materia, que están teniendo éxito en otros países.

“No existen instalaciones suficientes o software apropiado para procesar a niveles avanzados imágenes satelitales, ni hay áreas ni estructuras adecuadas de apoyo al diseño y desarrollo de artefactos satelitales y para su lanzamiento”, informó.

Por lo anterior, diversas instituciones públicas tienen que contratar esos servicios a un costo superior al que costaría autogenerarlo o han tenido que invertir en acciones aisladas como la creación de unidades internas con el propósito de contener el problema, más que solucionarlo, lo que sí haría el nuevo centro.

Entre los usuarios de los servicios del CRIDE están: el Servicio Meteorológico Nacional, el Conapo, el Inegi, la Sagarpa, la UNAM y el IPN, que, por la naturaleza de sus funciones, demandan este tipo de servicios.