Fuente: El Heraldo de México/ Everardo Martínez

  • La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) realizó entre marzo y lo que va de abril licitaciones para asignar contratos de obra por 8 mil 134 millones de pesos.
De acuerdo con datos del sistema CompraNet, de la Secretaría de la Función Pública, son obras para la construcción, modernización de caminos rurales, ampliación de vialidades, conservación y recuperación del pavimento existente.

Son 536 contratos otorgados en concursos de licitación entre marzo y las dos primeras semanas de abril. Con esto, aunado a los convenios que se otorgaron por el procedimiento de invitación a cuando menos tres empresas y la adjudicación directa, la SCT ya ejerció 20.2 por ciento de los recursos programados para 2019.

La SCT ha firmado contratos por 11 mil 266 millones de pesos, de un total de 55 mil 808 millones de pesos, los cuales son el gasto de inversión de la dependencia, según su presupuesto de egresos para 2019.

Con las licitaciones que se entregaron en estas últimas seis semanas para obras públicas y servicios relacionados con las mismas, la dependencia redujo el porcentaje de recursos comprometidos a través de invitación y asignación directa de 75 a 27.8 por ciento.

De esa manera, se mantiene en los límites que marca la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados con las Mismas, la cual señala en su artículo 43 que en invitaciones restringidas y en adjudicación directa no se puede ejercer más de 30 por ciento del presupuesto y sus servicios complementarios.

“La SCT no sólo está adjudicando en invitación restringida y directamente, haya que decir que también ya hay licitaciones y es la mayoría del gasto”, dijo Eduardo Ramírez Leal, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC).

“Además queremos reiterarle al gobierno que nos tome en cuenta en las grandes obras, Tren Maya, Refinería, Santa Lucía para que nos podamos desarrollar”, pidió el ejecutivo.

El gobierno aún está desarrollando estudios para sus obras más grandes.

Eduardo Correa, especialista en infraestructura, agregó que con esto se activa parte de la industria de la construcción y se empiezan a generar empleos, pues en el primer trimestre las invitaciones para conservación eran las únicas obras en marcha.

“Con la cancelación del aeropuerto en Texcoco y las obras que se detuvieron en el tren de Toluca, también se frenó el sector, que está a la espera de las grandes obras. Ojalá y también se incluya a las firmas mexicanas”, añadió.