Fuente: Reforma/ Azucena Vásquez

La cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México podría litigarse en un tribunal internacional.

Cuatro constructoras que desarrollan algunas de las obras más importantes del aeródromo estudian si aceptan el ofrecimiento económico del Gobierno por la cancelación del proyecto o acuden a un tribunal internacional para obtener más dinero.

“Hay constructoras importantes que están haciendo análisis a fondo de qué acciones pueden intentar, sabemos que hay algunas que están haciendo el análisis de si pueden recurrir al procedimiento de arbitraje en el extranjero con base en los tratados y están apoyándose en despachos que participan en la Barra”, dijo José Mario de la Garza Marroquín, presidente de la Barra Mexicana de Abogados.

Describió que esto es posible porque en los tratados comerciales que ha celebrado México hay un capítulo de protección a los inversionistas extranjeros, quienes pueden pedir un arbitraje con el argumento de que no hay protección para ellos por un incumplimiento del Gobierno mexicano.

Aunque declinó dar nombres de las empresas que analizan esta alternativa por temas de confidencialidad, De la Garza Marroquín comentó que se trata de aquéllas que tienen contratos para la construcción de las obras más importantes del NAIM, entre ellas las del edificio terminal y las pistas.

Según información de la Barra Mexicana de Abogados, a algunos de estos contratistas el Gobierno federal ya les hizo una oferta económica como pago por la terminación anticipada de sus contratos derivada de la cancelación del NAIM, pero analizan sus opciones.