Fuente: El Economista/ Alejandro de la Rosa

  • Las obras previstas harán más cómodo el abordaje en siete posiciones de embarque.

La administración del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) decidió que la construcción del pasillo L (que considera la transformación de siete posiciones remotas a posiciones de contacto), en la Terminal 2, tendrá un diseño especializado que ayude a mitigar los costos de mantenimiento a largo plazo, garantizará la operatividad y seguridad a los usuarios, costará 749.4 millones de pesos y estará terminado en un máximo de ocho meses.

La empresa encargada de la obra será elegida mediante un proceso de licitación pública que está en proceso de ser revelado.

“De acuerdo con la información conceptual proporcionada para la elaboración de la propuesta, el nuevo edificio tendrá como función principal el abordaje y llegada de pasajeros en la Terminal 2. El edificio constará de una planta baja en donde transitarán los autobuses de pasajeros, un nivel 1 donde se ubicará el área ambulatoria de pasajeros para su llegada y abordo con bandas trasportadoras, operaciones generales y servicios sanitarios y un mezanine como sala de espera y de servicios”, se informó.

En los dos últimos meses se evaluaron dos opciones de diseño (la que se desechó, que sería similar a la T2, tendría un costo de 867.1 millones de pesos y su construcción tardaría 11 meses).

Luego de la cancelación del aeropuerto que se construía en Texcoco, el gobierno federal optó por ampliar y mejorar la infraestructura del AICM (declarado en condiciones de saturación desde el 2014) con recursos presupuestales, por lo que el mes pasado se hizo la petición formal a la Secretaría de Hacienda para solicitar 750 millones de pesos para dicha obra.

En justificación se mencionó: “Con la ejecución del proyecto se tendrá capacidad para atender más de 40,000 operaciones de embarque y desembarque al año con siete posiciones de contacto y una que ocupará una sección alargada e irregular, de aproximadamente 4,270 m2”. Sin embargo, en su primer año de operaciones (2020) se planea realizar 22,827 operaciones para transportar 1.9 millones de pasajeros. Y 30 años después, de acuerdo con su proyección de vida útil, se espera tener el mismo número de operaciones y atender a 2.2 millones de pasajeros.

Se agilizarán servicios
El espacio donde se construirá la Terminal L (las posiciones 75 a la 81, actualmente posiciones remotas) fue diseñado como área de pernocta de aeronaves o para esperar asignación de vuelo, con el fin de dejar libres las posiciones de abordaje de la Terminal 2, y debido a la saturación, se utilizan actualmente como posiciones de abordaje.

Para ascender o descender de los aviones se requieren de aerocares, “lo que implica tiempo de retraso debido a que entre más alejada esté la posición de embarque el tiempo utilizado será mayor; por otra parte, se tiene también tiempo de retraso debido a las maniobras de llenado y vaciado de los aerocares”, explicó el AICM.