Fuente: Reforma/ Jorge Cano

La construcción de la Refinería de Dos Bocas y el Tren Maya podrían revertir la debacle económica de Tabasco y Campeche, las dos entidades del País con peor desempeño económico en los últimos años, considera Citibanamex. especialistas.

Aunque el éxito de los proyectos es cuestionado porque ambos carecen de planes formales de desarrollo, el proceso de construcción podría detonar la generación de empleo y darle dinamismo económico a la región.

Y es que ambos Estados han sido afectados por la caída de la producción petrolera, ya que de 2014 a la fecha, en conjunto, se han quedado sin más de 58 mil empleos formales, de acuerdo con la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS).

Además, han perdido décadas de desarrollo económico y registran el peor desempeño económico de las 32 entidades.

A finales de 2018, Tabasco cayó en el Indicador Trimestral de la Actividad Económica (ITAEE) a niveles no vistos desde 2008 y Campeche a un nivel similar al de 1980.

Guillermina Rodríguez, subdirectora de Estudios Económicos de Citibanamex, explicó que la construcción de la refinería de Dos Bocas puede generar un crecimiento de hasta 10 por ciento anual en Tabasco en los primeros años.

El impacto sería principalmente en el sector de la construcción en lo que dure la obra y posteriormente en el sector energético.

Campeche se beneficiaría de forma secundaria si sus empresas especializadas en el ramo petrolero se vinculan con la construcción de la obra, estimó.

La refinería generará 20 mil empleos, señaló Rodríguez, lo que ayudaría a revertir la caída de más de 30 mil empleos que ha sufrido Tabasco en los últimos 5 años.

Por su parte, el Tren Maya, que requerirá de una inversión superior a 120 mil millones de pesos, generará un crecimiento de hasta 2 por ciento en toda la región sur del País por donde pase, estimó la directiva.

De manera inicial, los empleos se generarían en los sectores de construcción, servicios, turismo y comercio.

Los dos proyectos buscan fortalecer las ventajas comparativas de la región -el turismo y la producción petrolera- alejándose del modelo de desarrollo aplicado al norte del País, afirmó Rodríguez.

El Banco de México, en su Reporte sobre las Economías Regionales, estimó que la construcción de la refinería de Dos Bocas en Tabasco, y la rehabilitación de las refinerías de Minatitlán, en Veracruz, y Salina Cruz, en Oaxaca, ejercerán un efecto positivo sobre la minería petrolera, la petroquímica y el comercio.

En tanto, la construcción del Tren Maya tendrá efectos positivos sobre la construcción, el turismo, el comercio y las manufacturas, si se da una ampliación de la infraestructura marítima en los puertos de Veracruz, Puerto Progreso, Yucatán; y Cozumel, Quintana Roo.