Fuente: Milenio/ Roberto Valadez

La incertidumbre relacionada con las políticas del gobierno de Andrés Manuel López Obrador y falta de transparencia en ejecución de recursos para infraestructura ocasionaron una afectación en el sector de la construcción, ya que de enero a septiembre de este año tuvo un crecimiento anualizado de solo 1.6 por ciento cuando su potencial es de hasta 4 por ciento.

En su reporte sobre la industria, la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) señaló que estos factores aunado a la inestabilidad internacional causaron una reducción en la inversión privada y pública, lo que se tradujo en una menor ejecución de proyectos.

“Los principales elementos que han mermado el comportamiento del sector están relacionados con la incertidumbre relacionada con las políticas de la nueva administración en México un incremento en la tasa de Ínteres y un crecimiento en los precios de los insumos de la construcción”.

La CMIC detalló que el alza en toda la industria estuvo influenciada por un incremento de 2.3 por ciento en la actividad productiva del subsector edificación (obra privada), así como por el aumento de 74 por ciento en trabajos especializados.

Dijo que para alcanzar las tasas de crecimiento que la industria requiere es necesario promover mayor inversión local y foránea, en particular en la construcción de obras de ingeniería civil u obra pesada.

Algunas de las propuestas del organismo son el impulso de esquemas de participación público privado para aumentar el efecto multiplicador del gasto público en inversión lo que permitiría ser más competitivos como país en diferentes sectores de la economía.

Para mayor participación de las empresas, pidió aplicar adecuadamente la ley de asociaciones público-privadas.