Fuente: El Economista/ Miguel Hernández

  • Puentes y carreteras en el interior del estado ayudarán a agilizar la circulación para el desplazamiento de mercancías.

La Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) local presentará una carpeta de 210 proyectos al gobernador electo, Miguel Barbosa Huerta, para que analice integrarlos en su plan de infraestructura.

El presidente de la CMIC Puebla, José Antonio Hernández González, explicó que dado que la nueva administración entra en funciones en agosto, sólo podrá ejecutar los 11 proyectos que dejó el gobierno interino, con una bolsa de 800 millones de pesos, por lo que esperarían que considere algunas obras propuestas por el sector para el 2020.

Afirmó que se trata de desarrollar puentes y carreteras en el interior del estado, los cuales ayudarían a agilizar la circulación para el desplazamiento de mercancías; para la Angelópolis y el área metropolitana se plantean más distribuidores y viaductos elevados en zonas identificadas con problemas de tráfico en horas pico.

Mencionó que algunas obras cuestan entre 300 y 450 millones de pesos, propuestas que fueron resultado de un análisis que hicieron con el apoyo de los socios para identificar zonas de atención prioritarias.

Sostuvo que todos los proyectos son realizables, pero depende de la voluntad de la nueva administración local, “por ello convocamos al gobernador y a quien nombre como secretario de Infraestructura, Movilidad y Transportes, para que revisen nuestras propuestas”.

Dijo que también incluyeron nuevos hospitales, los cuales hacen falta en el interior del estado, ya que los de tipo regional no se dan abasto en la atención de la población en zonas alejadas.

Dinamismo
Hernández González puntualizó que al presentar este banco de proyectos no se trata de comprometer a la administración estatal para que les dé prioridad en asignación de obras; sin embargo, sí buscan que se apoye al sector en general para que sean tomados en cuenta, porque perdieron dinamismo en las dos administraciones anteriores, que favorecieron más a firmas foráneas.

Incluso, en estos casi seis meses de gobierno interino, las licitaciones de proyectos se emitieron dos meses después a la fecha de arranque del actual gobierno, que asumió funciones el 21 de enero pasado, aunado a que sólo fueron 15 obras ejecutadas por un monto de 1,300 millones de pesos, en las cuales se tuvo pocas empresas participando.

El presidente de la CMIC dejó en claro que las empresas afiliadas a la cámara no quieren ser subcontratistas sino ejecutoras de los proyectos, porque tienen la capacidad técnica y financiera.

“Entendemos que el gobierno entrante llega con sus propios proyectos, pero la CMIC quiere contribuir al desarrollo de una mejor infraestructura que ayude a resolver problemas de movilidad”, señaló.

Consideró que el gobierno entrante no puede perder tiempo en armar proyectos para el 2020, por ello, los constructores quieren ser facilitadores de ese trabajo, al cual se requeriría añadir las partidas presupuestales, así como hacer los ajustes que se desprendan de los proyectos ejecutivos.

Indicó que el banco de obras va acompañado de la petición de que sea creado el consejo estatal de infraestructura, para la toma de decisiones en el ejercicio del presupuesto y se garantice la transparencia en las licitaciones.