Fuente: La Jornada/ Notimex

Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) analiza con la iniciativa privada y el sector académico el desarrollo de un modelo de vivienda social en renta en la Ciudad de México y zona metropolitana con pagos hasta de 5 mil pesos mensuales y opción de compra a largo plazo.

El encargado del despacho de Atención a Desarrolladores de la SHF, Óscar Tlacaelel Muñoz, explicó que vivienda social para renta implica empresas interesadas en invertir en inmuebles que pondrían a la renta, con montos accesibles o muy bajos, donde incluso el pago de renta se puede tomar como mensualidades anticipadas para una posible compra a largo plazo.

Se trata de un esquema mixto de ahorro y renta del bien inmueble, donde al usuario se le da la opción de adquisición, después de la estabilización financiera del proyecto, unos 25 años aproximadamente.

En el marco del encuentro de Líderes de Vivienda, organizado por Grupo En Concreto, el funcionario refirió que se han realizado pruebas piloto en la Ciudad de México con representantes de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), quienes impulsaron el modelo encontraron lotes urbanos que ya cuentan con servicios de infraestructura, lo que facilita el costo del suelo, un factor importante para la localización de vivienda social.

Reveló que hoy 16 por ciento de la demanda de vivienda en México es para renta y está impulsada principalmente por el segmento de los millenials. Creemos que en México como en otros países de Latinoamérica, el modelo seguirá evolucionando como en los países más desarrollados, a menos que haya una contracción económica importante.

El reto es llegar a ciudades en donde las regulaciones y coeficientes de utilización son sumamente restringidos que impiden contrarrestar el costo del suelo. Ese es el principal reto, la normatividad local, sostuvo.

De resultar exitoso el modelo en la Ciudad de México, continuó, empezará a permear de inmediato en todos los sectores productivos y no sólo en la banca de desarrollo, sino también en la privada.

Aquí el mayor reto para la Sociedad Hipotecaria Federal sería, una vez que se financiaran los proyectos, cuidar la rentabilidad del producto con viabilidad técnica y financiera, indicó el funcionario.

El modelo que ya está en estudio sirve tanto para vivienda usada como para nueva o compra de algún edificio para su remodelación y operación en la modalidad de renta.