Fuente: La Razón/ Redacción

  • El presidente aclara que si no se llega a un consenso, se continuará con el proceso legal; en la mesa estarán como observadores, representantes del CCE, CMN y el Gobierno.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador planteó una tregua en el tema de los contratos de gasoductos, con la finalidad de lograr un acuerdo y evitar la vía legal o acudir a tribunales internacionales, como está establecido en los convenios.

“Mi propuesta es que haya una especie de tregua en el proceso judicial, sin que nadie pierda sus derechos para que se busque un acuerdo. Si no hay ese acuerdo, entonces se continúa con el proceso legal”, sostuvo en su conferencia matutina.

Resaltó que en la mesa de negociaciones para discutir este tema participarán los titulares del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), del Consejo Mexicano de Negocios (CMN) y el secretario particular, Alejandro Esquer, como observadores; un representante de cada una de las empresas involucradas y el director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlet.

Dejó claro que “como intervino el sector privado y me pidieron que desean ayudar para encontrar un acuerdo entre el Gobierno y las empresas de los gasoductos, nosotros aceptamos esa propuesta.”

Cabe recordar que la CFE solicitó hace unos días anular algunas cláusulas de varios contratos de gasoductos al promover un juicio de arbitraje internacional a una sociedad entre IEnova —filial de la estadounidense Sempra Energy— y la canadiense TC Energy; a una filial de Grupo Cars y a Fermaca, donde el fondo suizo Partners Group tiene la mayoría accionaria.

López Obrador apuntó que los contratos implican un monto de cerca de 80 mil millones de dólares y si se aceptan como están originalmente suscritos los contratos, implicaría pagar tarifas muy altas”.

“Se trata de contratos que implican un monto de alrededor de 80 mil millones de dólares; y si se aceptan como están originalmente suscritos los contratos implicaría pagar tarifas muy altas; y estoy hablando de la Comisión Federal de Electricidad, que ese gas se utilizaría para generación de energía eléctrica, y si son caras las tarifas implicaría subir los costos de la energía eléctrica.

“Por eso no es cualquier asunto, es algo que requiere de atención. Yo espero que se llegue a un acuerdo para que de esta manera se allane, se resuelva este asunto”, puntualizó.

MÉXICO NECESITA GAS PARA SU DESARROLLO: CCE. El presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar Lomelín, dijo que la intención del actual Gobierno para desarrollar el sur y el sureste del país necesita de combustible barato, como lo es el gas natural.

En entrevista televisiva para el programa Despierta con Loret, dijo que, por ejemplo, cancelar el contrato del gasoducto marino Texas-Tuxpan representaría para el país un aumento de 40 por ciento en las importaciones de gas.

Aunque para para lograr el desarrollo que se quiere, es necesario contar con un energético barato, y hasta ahora las alternativas son muy caras o muy contaminantes, como el combustóleo o el gas LP, que puede llegar a costar hasta seis o siete veces más que el gas natural. Toda esta intención de desarrollar el sur sureste, “sin gas es imposible, es interesante ver cuando hubo gas en el Bajío.