Fuente: Milenio Diario/ Roberto Valadez

  • Proyecto federal. Más aerolíneas operando en la terminal, transporte que la alimente con pasajeros desde Ciudad de México y nuevas obras, como un tren ligero, parte de los planes, indica su director.

Ante la saturación del Aeropuerto Internacional de Ciudad de México (AICM), el gobierno federal alista un plan para reposicionar y expandir la terminal de Toluca, Estado de México, que implica el regreso de aerolíneas mexicanas, retomar el transporte terrestre desde zonas aledañas (shuttle) y nueva infraestructura con la ampliación del edificio terminal e incluso un segundo inmueble.

En entrevista con MILENIO, el nuevo director general del Aeropuerto Internacional de Toluca (AIT), Luis Federico Bertrand, informó que a finales de octubre iniciará vuelos Transportes Aéreos Regionales, que se suma a Interjet y Viva Aerobus, además de que buscarán negociaciones con Magnicharters, Volaris y Aeroméxico. Además están en negociaciones con las principales empresas de transporte terrestre para que regresen los llamados shuttles para transportar a los pasajeros desde diversas zonas de Ciudad de México, como Santa Fe y Observatorio, a la terminal aérea.

“Hemos empezado pláticas con diferentes aerolíneas, que están con la gran disposición de poder regresar a Toluca, estamos haciendo estudios de mercado conjuntos, y esto debe de tener un tiempo de maduración de las propias rutas y ya que empiecen tendrá que haber difusión y publicidad”, afirmó.

Con estas acciones prevé que el flujo de pasajeros en el aeropuerto de Toluca aumente en los próximos meses para llegar en 2020 al millón de viajeros; en 2019 se prevé cerrar con alrededor de 700 mil. Dijo que con la infraestructura actual pueden manejar máximo 4.5 millones de pasajeros, por lo que para tener más —que se prevé ocurra en los próximos años ante los planes para solventar la saturación del AICM— necesitan tener más obras. Con el crecimiento que esperamos, ya alistamos varios planes de nueva infraestructura, como es la ampliación del edificio terminal, a través de la construcción de la obra llamada dedo, que serán de siete a nueve posiciones de contacto, para que los aviones puedan tomar a sus usuarios de forma directa, informó el director general del aeropuerto de Toluca.

Así la terminal tendrá entre 17 y 19 espacios para que los pasajeros aborden su avión, y con lo cual se tendrá una capacidad máxima de 10 millones de pasajeros anuales. Otro plan es que ya están negociando con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes es que una vez terminado el Tren México-Toluca, de su estación Lerma se construya una extensión para que llegue al aeropuerto del Edomex; este ramal será diferente al que se construye, ya que será un tren ligero, con menos vagones, lo que lo hace viable para incrementar el flujo de viajeros.

“En las tierras que se encuentran por la torre de control ya poseemos 85 por ciento de ellas, y el 15 por ciento restante se estará comprando en 2020, ya que en este espacio es donde se planea tener esta nueva infraestructura”, comentó el funcionario.