Fuente: El Economista/ Alejandro de la Rosa

Aprovechando el sistema lagunar de Texcoco y para el desarrollo turístico-ecológico de la zona, se optó por este tipo de infraestructura.

La Comisión Nacional del Agua (Conagua) alista los estudios preliminares para el gran parque ecológico que el gobierno federal decidió instalar en los terrenos del cancelado Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), el cual podría contar con recursos públicos y privados. En primer lugar, realizará la licitación para realizar los estudios de exploración geoeléctrica (que permitirán conocer a detalle la resistencia del subsuelo) de uno de los bordos del lago Nabor Carrillo, porque se construirá una zona de tránsito vehicular y peatonal en el bordo norte, para ello es necesarios revisar las condiciones de estabilidad, asentamiento y drenaje preexistentes en el actual bordo.

“Debido a la cancelación del proyecto del NAIM, se decidió construir un parque ecológico aprovechando el sistema lagunar existente, el cual permitirá seguir cumpliendo las funciones de regulación y además el desarrollo turístico-ecológico de la zona”, informó la comisión.

El proyecto, de cual no se han ofrecido mayores detalles, fue mencionado desde octubre del año pasado por el entonces presidente electo Andrés Manuel López Obrador, cuando dijo que será una labor en la que se coordinarán con los gobiernos de la Ciudad de México y del Estado de México.

Luego de anunciar la cancelación del nuevo aeropuerto, dejó en claro que la zona de Texcoco, donde se construía, tenía que ser un parque ecológico, con instalaciones deportivas. En la información relacionada con el proceso de licitación, se advierte que “el proveedor del servicio se obliga a guardar estricta confidencialidad sobre los elementos e información que proporcione la Conagua”.

Parques, infraestructura necesaria
El lago Nabor Carrillo es una obra que fue construida para regular los excedentes del escurrimiento superficial de los ríos del oriente del valle de México. A pesar de que llegó a mencionar que se desecaría, la Conagua precisó este mes que, si el aeropuerto siguiera construyéndose, “seguiría manteniendo su función original, por lo que únicamente se consideró el mantenimiento de bordos como hasta la fecha se ha ejecutado”. Con los nuevos planes para el terreno, se requiere conservar el estado ecológico del lago y además poder incluir una zona de esparcimiento alrededor.

El nuevo parque estará próximo al Parque Ecológico Lago de Texcoco que la comisión entregó en concesión en el 2016 al municipio de mismo nombre con la finalidad de que la población cuente con un espacio de recreación y para actividades deportivas. “En el espacio de más de 8 hectáreas, ubicado en el oriente del valle de México, se encuentran canchas de basquetbol, futbol, beisbol y voleibol, zona de juegos infantiles, baños, regaderas y un campo donde pueden desarrollarse múltiples actividades”, se informó.