Fuente: El Financiero/ Claudia Olguín

Pese a la desaceleración mostrada en los primeros meses del año que les llevó a mínimos históricos los proyectos de vivienda vertical nueva en la Ciudad de México CDMX avanzan de cara a las estrategias de comercialización de desarrolladores el déficit histórico y los nuevos hábitos que ha dejado el distanciamiento social.

Para analistas del mercado las caídas experimentadas en los últimos tres meses del año obedecen a condiciones de mercado, sin embargo, el COVID 19 abrió nuevos estándares que el comprador encontraría en desarrollos habitacionales verticales.

Si bien el mercado registró una caída en ventas de 37 con lo cual las poco más de mil 380 unidades desplazadas le llevaron a registrar un mínimo histórico de acuerdo con un reporte de la firma TINSA, se mantiene la intención de compra y la demanda continúa activa.

Un factor relevante de lo observado hasta ahora en este segmento es que la plusvalía se ha mantenido en los desarrollos muchos de ellos inmersos en procesos de diseño y construcción que fácilmente se adecúan a lo requerido por el distanciamiento social al evitar las grandes concentraciones independiente a su tamaño.

“Tras el COVID-19 la edificación vertical tiene el reto de mostrar cómo vivir en las grandes concentraciones. Los proyectos deben mejorar aspectos como la ventilación mediante la integración de patios balcones y terrazas”, explica, Juan Pablo Serrano del despacho Serrano Monjaraz Arquitectos Serrano asegura que esos aspectos anteriormente se consideraban visión pero hoy son indispensables.

Respecto a lo que ocurre en el mercado TINSA en una encuesta ubico distintos escenarios respecto al futuro inmediato que vivirá este negocio.

Desde una perspectiva conservadora pronosticó que el mercado de vivienda nueva en la Ciudad de México (CDMX) alcanzaría su mayor caída con 40% y una recuperación gradual durante el segundo semestre y alcanzaría una estabilización hacia el cuarto trimestre del año sin alcanzar el volumen de ventas del año pasado.

En un escenario de un entorno pesimista la misma estadística prevé ventas trimestrales inferiores a mil 500 unidades y una recuperación gradual hasta los primeros meses de 2021.

Durante el año pasado en este mercado se comercializaron más de 10 mil unidades nivel equivalente a una contracción de 28% respecto a 2018 como resultado de la contración económica el cambio de administración local y federal.