Fuente: El Economista/ Fernando Gutiérrez

  • Tanto el programa de Mejoramiento Urbano como el de Vivienda Social ya contemplan aumentos presupuestarios considerables para el 2021.

La industria de la vivienda, así como el desarrollo de infraestructura, serán piezas fundamentales para la recuperación económica del país, por lo que el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) 2021 ya prevé crecimientos en las partidas asignadas a los programas relacionados con estos dos temas y que coordina la Secretaría de Desarrollo, Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), aseguró Román Meyer Falcón, titular de esta dependencia.

En entrevista luego de la comparecencia de hace algunos días ante diputados, Meyer Falcón habló sobre los programas que coordina la Sedatu en estas dos ramas; para infraestructura, la dependencia tiene a su cargo el esquema de Mejoramiento Urbano y para las soluciones habitacionales, el de Vivienda Social, ambos con aumentos presupuestarios considerables para el 2021.

“Es adecuado apostar al gasto en infraestructura como mecanismo de derrama económica en tiempos de crisis… Buscamos en la medida de lo posible disminuir las brechas por medio de una gestión adecuada de los usos de suelo, haciendo que los gobiernos municipales tengan sus programas de desarrollo urbano actualizados, para poder crecer de mejor forma”, comentó el funcionario.

Meyer Falcón se dice optimista ante los montos que se prevén dentro del PPEF 2021 para sus programas insignia, pues de acuerdo con lo proyectado el esquema de Mejoramiento Urbano contaría para el próximo año con una partida de 8,360 millones de pesos, es decir un aumento de 99.3% respecto a lo aprobado para este año, mientras que el de Vivienda Social contaría con un monto de 4,148 millones de pesos, es decir una variación anual real de 170 por ciento.

De acuerdo con el PPEF 2021, se prevé que, mediante el programa de Vivienda Social, se otorguen 41,937 subsidios, en gran parte para acciones de ampliación y mejoramiento.

“No todo el mundo requiere una vivienda nueva y hay una población muy grande que requiere una solución de mejoramiento y ampliación, o sea, de los mexicanos (en situación de rezago habitacional) 80% requiere mejorar o ampliar su vivienda y la vivienda es de los principales motores económicos del país”, apuntó el funcionario.

Asimismo, para el siguiente año, el PPEF 2021 prevé el beneficio para 4.5 millones de personas que habitan en zonas de medio, alto y muy alto rezago urbano y social, mediante la mejora de acceso a bienes y servicios con la ejecución de proyectos de mejoramiento integral de barrios y de planeación urbana.

“El programa de Mejoramiento Urbano es de obra pública, que a su vez genera infraestructura… Tiene una gran bondad en la medida de lo posible, por generar equipamientos y espacios públicos que tengan un sentido de mayor integración en estas colonias tan fragmentadas, donde el Estado está ausente”, comentó el funcionario.