Fuente: La Razón/ Berenice Luna

  • CMIC pide que si existen razones específicas para que no se invite a nacionales, se informe; insiste que en administración pasada sucedió lo mismo y afectó el desarrollo del sector

Si el Gobierno continúa dejando fuera de participar en los proyectos de infraestructura a las empresas mexicanas, la industria de la construcción podría desacelerarse en 2019, aun cuando se esperaba un crecimiento de 2.0 por ciento.

“Si no vamos a participar las empresas mexicanas, sin duda va a ser un año muy complejo. El crecimiento iba a estar en 2.0 por ciento; esto nos puede llevar a regresar a números negativos, si es que no participamos las empresas en los grandes proyectos”, subrayó Eduardo Ramírez Leal, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC).

En entrevista con La Razón, el líder empresarial comentó que el sector se verá afectado por las decisiones de realizar procesos de licitación que están encaminados a que sólo empresas extranjeras participen.

“Lo que nosotros estamos buscando es participar, libre y transparente. Creemos que en todos los proyectos en los que esta administración tiene pensado invertir recursos de México, debe voltear a ver, necesariamente, a las empresas constructoras… Sentimos que nos está desplazando”, sostuvo.

El pasado 18 de marzo, la titular de la Secretaría de Energía (Sener), Rocío Nah-le, reveló los nombres de las empresas que invitó Pemex para el proceso licitatorio de la Refinería de Dos Bocas, Tabasco: Technip, KBR y los consorcios Bechtel-Techint y WorleyParsons-Jacobs.

  • El dato: Durante la administración de EPN las firmas nacionales solicitaron participar en procesos licitatorios, pero fueron desplazadas.

En este sentido, Ramírez Leal comentó que si lo anterior se continúa permitiendo implicará que las empresas mexicanas pequeñas y medianas serán subcontratadas, con contratos que no serán equitativos y que les quitan la posibilidad de crecer.

Esta situación sucedió desde la administración pasada, cuando el proyecto del Nuevo Aeropuerto también fue licitado y otorgado a grandes empresas internaciones y nacionales, pero la mayor parte de las compañías mexicanas fueron subcontratadas para realizar trabajos secundarios.

“Sucederá lo que venía pasando en los sexenios pasados, que venían empresas internacionales y terminábamos los constructores mexicanos haciendo las obras de infraestructura, pero a precios muy malos y no hubo oportunidad de permitir su desarrollo”, explicó.

Recordó que con el tema del Aeropuerto de Santa Lucía, cuando el Gobierno federal anunció que sería la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) la que construirá las pistas del próximo aeropuerto comercial, se le solicitó al Presidente Andrés Manuel López Obrador que se reconsiderará esa decisión, pues terminaría afectando a la industria.

“Nos han pedido las empresas cercanas a la obra, las cuales quieren participar, que los procesos se hagan de manera transparente; pero no hemos tenido respuesta. En este caso, sabemos que la Sedena tendrá que subcontratar, y nosotros no queremos, porque no le genera riqueza al país, ya que las empresas no reintegran, a través de su rentabilidad, los impuestos que el país requiere para invertir en los proyectos de infraestructura que se necesitan”, sostuvo el líder de los constructores.

Ramírez Leal mencionó que aunque en algunos procesos han sido considerados de una manera correcta, abierta y transparente para competir, como en el programa de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) en relación a la conservación rutinaria de carreteras, esperaría que las empresas mexicanas tengan las mismas oportunidades para hacerlo en otros proyectos.

PIDEN PLÁTICAS CON GOBIERNO FEDERAL El empresario invitó al Presidente a sostener una reunión para externar estas inquietudes y definir si la decisión de invitar sólo a empresas internacionales se debe a problemas de corrupción vividas en el pasado; de ser así, intentarán resolverlas para no afectar a las demás firmas.