Fuente: El Sol de México/ Israel Zamarrón

  • Un megadesarrollo inmobiliario se cocina en el Centro Histórico y sería el primero en su tipo para la zona

CDMX. Un megadesarrollo inmobiliario se cocina en el Centro Histórico y sería el primero en su tipo para la zona. Se llama Barrio Letrán, un conjunto de usos mixtos con torres de oficinas, residenciales y centro comercial que implica la fusión de nueve predios –que en total suman 10 mil

531.38 metros cuadrados- en la manzana que forman José María Izazaga, Eje Central Lázaro Cárdenas, Nezahualcóyotl y Callejón Igualdad, en los límites del Perímetro A y B del primer cuadro de la ciudad.

Las empresas inmobiliarias que están detrás de este megaproyecto son OR-b Desarrolladora y Península Desarrollo. La primera estuvo vinculada a la primera fase del complejo inmobiliario Mitikah –que recientemente estuvo inmerso en la polémica por la tala de 54 árboles en la calle Real de Mayorazgo, en Coyoacán, lo que motivó un proceso administrativo por parte del

gobierno capitalino-. El diseño arquitectónico es de Handel Architects LLP y Arquitectura 911.

Se solicitó más información

sobre este proyecto a la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda, como si ya tiene autorización de construcción, sin embargo hasta el cierre de esta edición no se entregó. En el portal de

internet de Handel Architects LLP se aprecian las imágenes objetivo de Barrio Letrán, y en ellas se aprecian cuatro torres, así como un patio central abierto. En el sitio de Grupo Syasa se describen cuatro torres de 22, 20, 18 y 14 niveles, de las cuales tres serían residenciales Al ser un y una proyecto de oficinas. de usos mixtos, también se contempla un centro comercial de cuatro niveles, una tienda Coppel de tres niveles, y un estacionamiento subterráneo de tres niveles con capacidad para 900 cajones. Así como un Permiso Administrativo

Temporal Revocable (PATR) para explotar parte de la calle Nezahualcóyotl como una galería de arte al aire libre. Todo esto generará mayor tráfico en la zona, por lo que la Secretaría de Movilidad hace el análisis correspondiente. Al ser un proyecto inmobiliario que supera los 10 mil metros cuadrados, tendría que ser sometido a consulta por parte del gobierno de la Ciudad de México en caso de que hubiera oposición vecinal.