Fuente: El Economista/ Alejandro de la Rosa

El Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) modificó por tercera ocasión el proceso de licitación para construir el tramo 5 del Tren Maya (Cancún-Tulum). La última versión, que será la definitiva, según ha informado su director, Rogelio Jiménez Pons, contempla dividirlo en dos segmentos que incluirán: proyecto ejecutivo, construcción de vía férrea electrificada con doble vía, pasos vehiculares, viaductos y trabajos de conservación, cada uno.

La licitación será pública internacional y bajo la Ley de Obra Pública y Servicios Relacionados con las Mismas. El viernes se publicaron los dos proyectos de convocatoria y desde ese día los interesados cuentan con un plazo de 10 días hábiles para hacer comentarios, posteriormente se publicarán las bases definitivas. En un primer intento por desarrollar el tramo 5, el concurso se realizó mediante la Ley de Asociaciones Público Privadas y se declaró desierto porque la propuesta económica del único postor (un consorcio integrados por el fondo de inversiones BlackRock, Pinfra y Prodemex), no cumplió con los requerimientos del Fonatur: la inversión total de 16,750.8 millones de pesos para hacer todo el tramo de 121 km, que luego de los 18 años de vigencia del contrato se elevaría a poco más de 40,000 millones de pesos.

La segunda opción del fondo fue hacerlo mediante cuatro segmentos, incluso se difundieron los proyectos de convocatoria, situación que finalmente se rechazó.

Segmentos norte y sur
El segmento norte del tramo 5 del Tren Maya tiene una extensión de 46.1km, incluida la adecuación de la carretera existente, irá de una zona aledaña al aeropuerto de Cancún y Playa del Carmen, mientras que el sur, con una extensión de 59.9 km se desarrollará de Playa del Carmen a Tulum.

Para el primer caso, la Secretaría de la Función Pública designó a la Academia Mexicana de Auditoría al Desempeño como testigo social y en el segundo a Gobernanza, Desarrollo, Transparencia Institucional.

En el apartado de instalaciones ferroviarias, el Fonatur precisa: se incluye la obra civil de los sistemas de señalización y comunicaciones, el cual incluye en otros trabajos, las canalizaciones, cruces bajo vía, registros y obra civil de acometida a instalaciones en estaciones y cualquiera otra ubicada en el trayecto entre estaciones, de acuerdo con el presupuesto total de los trabajos y en el proyecto ejecutivo autorizado previamente.

Debido a que el contrato que se firme será multianual (el periodo aún no se ha definido), se contempla la conservación de la infraestructura, vía férrea y la electrificación en los dos segmentos, al igual que los tramos 1,2,3 y 4, adjudicados previamente. En la descripción general de todo el Tren Maya, la convocante reitera: Se trata de un proyecto magno que comprende aproximadamente 1,554 km a construir y operar en un tiempo inferior a cuatro años, en este sentido, se optó por dividir en siete tramos, mismos que tendrán su contratista de diseño y actividad en sitio, su supervisión asociada y su supervisión de diseño.