Fuente: Obras/ Georgina Baltazar

  • Ambas entidades pretenden reducir el gasto de electricidad en inmuebles verticales, los cuales consumen 18% de la demanda energética total.

En México, la Secretaría de Energía estima que edificios residenciales, comerciales y públicos consumen alrededor de 18% del gasto total de energía; cifra que aumenta a 40% a nivel mundial, según la Asamblea del Medio Ambiente de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

De manera desagregada, los inmuebles verticales de vivienda consumen 83%, mientras que los de uso residencial 14% y los del sector público 3%. Además, son responsables de 12% del total de las emisiones de CO2e (gases de efecto invernadero).

Ante este panorama, los gobiernos de Sonora y Ciudad de México lanzaron el Reto de Edificios Eficientes, el cual forma parte del Acelerador de Eficiencia Energética en Edificaciones de la ONU y tiene como objetivo lograr un ahorro mínimo de 10% en el consumo energético de cada edificación inscrita durante 12 meses.

“Más que una competencia, el reto busca formar redes de trabajo y conocimiento entre los participantes para que compartan experiencias y mejores prácticas, con la finalidad de encontrar soluciones en conjunto”, explica Fairuz Loutfi, Gerente de Eficiencia Energética en WRI México.

Más detalles
La iniciativa cuenta con el apoyo de la Comisión de Ecología y Desarrollo Sustentable del Estado de Sonora (CEDES), la Secretaría de Medio Ambiente de la Ciudad de México (Sedema), la Comisión Nacional de Uso Eficiente de la Energía (Conuee), la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Instituto de Recursos Mundiales (WRI, por sus siglas en inglés).

El reto no tiene costo para las empresas y organizaciones que quieran participar. En CDMX las incripciones cierran el19 de marzo ( www.wrimexico.org ) y en Sonora el 31 de marzo ( https//cedes.gob.mx ).

Cada participante podrá inscribir a una o varias edificaciones, para lo cual deberán entregar el comprobante de su facturación de consumo eléctrico mínimo de los últimos 12 meses (idealmente de los últimos cinco años), datos de la superficie construida, número de empleados y de equipamiento en el inmueble, además de una carta de interés y un acuerdo de confidencialidad.