Fuente: El Economista/ Fernando Gutiérrez

  • Contempla integrar a más intermediarios financieros, especialmente no bancarios.

La Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) alista un plan de 16,800 millones de pesos para apoyar al sector de la vivienda en su reactivación, luego del golpe que tendría por la contingencia provocada por el coronavirus (Covid-19).

Según el programa de la banca de desarrollo para la reactivación económica, previsto en los Precriterios de Política Económica de la Secretaría de Hacienda, serán tres esquemas con los que este banco de desarrollo, dirigido por Jorge Mendoza Sánchez, participaría en apoyo de la industria de la vivienda y de los intermediarios con los que tiene relación.

El primero, por un monto de 8,800 millones de pesos, tendría el fin de ampliar el plazo para créditos puente vigentes, que permita atenuar la baja en las ventas de vivienda.

En la actualidad, la SHF no otorga créditos directos a la construcción, por lo que se apoya en intermediarios financieros para que éstos otorguen el financiamiento y el banco garantiza el pago oportuno del crédito puente.

“(A) créditos puente que no hayan tenido ampliación, se les otorgará una ampliación adicional a la contractual de hasta 12 meses. Para créditos puente vigentes que hayan tenido una o más ampliaciones, se les otorgará una ampliación adicional de seis meses”, se explica en el documento de la Secretaría de Hacienda.

Asimismo, este banco de desarrollo tendría disponible un programa de 6,000 millones de pesos, el cual tendría el fin de otorgar una línea de financiamiento a sus acreditados, de hasta 5% adicional del monto que prestó inicialmente. “Destinado a créditos puentes tradicionales vigentes otorgados en segundo piso a intermediarios financieros, previo cumplimiento de requisitos de proyecto”.

Este banco de desarrollo también contempla integrar a más intermediarios financieros, especialmente no bancarios, a su red de instituciones con las que tiene relación. En este contexto, prepara un programa de hasta 2,000 millones de pesos, para la acreditación de instituciones no bancarias, como financieras populares, cooperativas de ahorro y préstamo o financieras de objeto múltiple, para que éstos otorguen créditos de hasta 25,000 pesos para mejora de vivienda, especialmente en el sur sureste del país.

Los créditos otorgados bajo este programa contarían con una garantía otorgada por el Fondo Nacional de Garantías a la Vivienda Popular, el cual a noviembre del 2019, tenía una disponibilidad de recursos del orden de los 385 millones de pesos.

Los 16,800 millones de pesos con los que participaría la SHF en este programa de reactivación, representan 27.49% de los 61,100 millones de pesos que prevé toda la banca de desarrollo disponer para apoyar a la economía.

A diciembre pasado, la SHF contaba con un saldo de cartera de crédito de 72,481 millones de pesos, una disminución de 3.9% respecto al mismo periodo del 2018.

En enero pasado, Jorge Mendoza Sánchez, director de esta entidad, informó que la meta de colocación del banco durante este 2020 sería de 85,000 millones de pesos, con el fin de apoyar la realización de 150,000 acciones de vivienda; sin embargo, todavía la crisis del Covid-19 no se hacía presente en México.

“La banca de desarrollo dispone de un abanico de herramientas para ayudar a todos los sectores productivos a enfrentar la emergencia”, se puede leer en el documento de Hacienda, en el cual, en un apartado especial, se explica el papel que estos bancos y organismos de fomento tendrían para hacer frente a la contingencia.

Herramientas para apoyar emergencia:

Reestructuración, recalendarización o extensión de plazos de créditos
Otorgamiento de garantías, con periodo de gracia para pagos al capital de seis meses.
Ampliación de líneas de financiamiento, que permitan cubrir los desfases en flujos de ingresos.
Programas con gobiernos estatales para apoyar pymes.
Fuente: SHCP.