Fuente: Reforma/ Nalley Hernández

  • Tras contabilizar entre abril y mayo la menor cantidad que se haya visto de registros de vivienda, para julio revertieron la tendencia y tocaron su mayor nivel en lo que va del año.

De acuerdo con datos del Registro Único de Vivienda (RUV), en abril, primer mes de suspensión de actividades por la emergencia sanitaria, solo se contabilizaron 7 mil 127 registros, la cifra más baja desde que se contabiliza a partir de 2013.

En mayo, se contabilizaron 10 mil 653 casas en inicio de obra, mientras que en el mismo mes del año pasado se alcanzaron las 14 mil 188 unidades.

Para julio, una vez ya reactivada en su totalidad la industria, se tuvieron 19 mil 222 proyectos en inicio, cifra incluso mayor a los registros de enero y febrero de este año, cuando todavía no se agudizaba la pandemia del Covid-19.

Gonzalo Méndez, presidente nacional de la Canadevi, señaló que si bien la emergencia sanitaria puso en freno a la industria y la prioridad para los empresarios fue mantener la liquidez de sus compañías, la demanda por vivienda no se detuvo.

“Ahora nos está haciendo falta inventario, porque estamos sacando, colocando hipotecas a mayor velocidad, con lo que estamos inscribiendo proyectos ante el RUV, esto es porque el mercado se ha dado cuenta que es el momento de adquirir vivienda”, explicó.

Dijo que el repunte se debe a que la población revaloró la importancia de contar con una vivienda adecuada en situaciones como la pandemia, la cual obligó al confinamiento.

Repunta optimismo

En julio, los inicios de vivienda, alcanzaron el mayor número de registros en lo que va del año.