Fuente: La Jornada/ Israel Rodríguez

  • México es un país sólido, fuerte, con buenas perspectivas y oportunidades para seguir creciendo y participando en su desarrollo, asegura Carlos Hank González, presidente del consejo de administración de Grupo Financiero Banorte.

En entrevista, Hank González, quien encabeza el segundo grupo financiero del país, señala que este año se están replanteando las prioridades del gobierno federal y se espera ver crecimiento en los próximos seis meses y el año que entra.

Considera que el rescate de Petróleos Mexicanos (Pemex) es viable, y afirma que va a generar oportunidades de inversión interesantes en las que Banorte participará.

–¿Cuál es su visión para México a corto y mediano plazos?

–Estamos muy entusiasmados. Banorte acaba de reportar utilidades con un crecimiento de 26 por ciento.

Banorte es un grupo mexicano que lleva más de 100 años en México y está comprometido con el país. Entiende y conoce a los mexicanos. Es una gran nación que nos ha permitido pasar de un banco regional a uno que en el momento en que fue adquirido por mi abuelo (Roberto González Barrera) era el número 17 o 18 en el sistema. Nos ha permitido ser hoy el segundo grupo financiero más importante. Vemos un futuro prometedor para México, en el cual Banorte está comprometido con la nación y los habitantes.

–¿Cómo vamos a salir los mexicanos del estancamiento económico en que estamos?

–Veo muy aventurado llamarlo así. México es un país que ha ido consolidándose y creciendo. Vamos en el primer año de un cambio de administración, y es normal que haya una desaceleración en los primeros años de cualquier gobierno nuevo.

“Es un año en el que la nueva administración analiza sus proyectos, prioridades e inversiones. Es un año en el que no necesariamente se mantiene el ritmo de crecimiento que venía de años anteriores.

Así, no me atrevería a llamarlo estancamiento, sino un año en el que se están replanteando las prioridades del gobierno federal y esperamos ver ese crecimiento en los próximos seis meses y el año que entra.

–Banorte y la banca en general, ¿qué planes tienen?

–En México tenemos una oportunidad muy grande para la banca, y en Banorte lo que estamos viendo es que todavía hay un bajo nivel de bancarización. Menos de la mitad de los mexicanos tiene cuenta, es decir, no sólo el potencial, sino el compromiso de Banorte de poder seguir bancarizando el país y contribuir de esa manera al desarrollo y crecimiento de la nación.

“Es muy importante lo que estamos viendo en tecnología. Nos permite agilizar la bancarización en el país. Así, las oportunidades y retos son muy importantes.

Por otro lado, el reto de la banca y, específicamente, de Banorte es tener mayor inclusión, un compromiso importantísimo con la sociedad. Es en lo que estamos trabajando de manera muy comprometida en Banorte.

Gran potencial en infraestructura

–¿Cómo ve el desarrollo de infraestructura para los siguientes meses, después de que el gobierno anunció inversiones por más de 485 mil millones de pesos y adelantar licitaciones para detonar el crecimiento del país?

–México tiene un gran potencial en el desarrollo de infraestructura. Debe estar entre las 15 economías del mundo. Sin embargo, en infraestructura estamos por arriba del lugar 50 de 65, de acuerdo con lo publicado más reciente. Entonces, el compromiso y la necesidad de infraestructura en el país son importantísimos.

En ese sentido, Banorte es un jugador muy importante. Entendemos no sólo las necesidades, sino la manera en que podemos apoyar a gobiernos estatales, municipales y al federal a cumplir con la construcción de infraestructura. Vemos grandes oportunidades de participar.

–¿De qué manera van a participar en los grandes proyectos de infraestructura, como la construcción del Tren Maya, la refinería en Dos Bocas y el Corredor Transístmico, entre otros?

–Estamos muy atentos a la manera en que se van desarrollando esos proyectos, para que una vez definidos podamos ver de qué manera vamos a participar.

“Por supuesto, Banorte es un jugador muy importante y estamos atentos a esos proyectos, a los grandes proyectos federales, a los estatales y a los municipales.

Estamos hablando de carreteras, tratamiento de agua e incluso pequeñas pavimentaciones y proyectos más locales. Estaremos muy pendientes de las situaciones que se vayan presentando y, sin duda alguna, tendremos una participación importante.

–¿Cómo ve el clima de negocios?

–En el primer año de un gobierno nuevo los proyectos van precisamente analizando las prioridades que marca el gobierno federal. Analizando las oportunidades que se van desprendiendo. Hemos escuchado decir a muchos empresarios que están comprometidos con México y llevarán a cabo inversiones, de acuerdo con las prioridades que vaya marcando el gobierno federal.

Factible, salvar a la petrolera

–¿Cómo evalúa el rescate de Pemex? ¿Es viable?

–Por supuesto que es viable. Lo ha expresado el presidente Andrés Manuel López Obrador. Está enfocado, sobre todo, en incrementar la producción de petróleo. Creo que tiene un plan concreto para alcanzarlo.

“Ya lo han ido anunciando. El secretario de Hacienda, Arturo Herrera, ha venido platicando el nuevo enfoque para restructurar y el nuevo perfil de deuda que se está dando a Pemex.

“El secretario y su equipo han sabido aprovechar las posiciones que los mercados internacionales presentan. Así, por supuesto que es viable. Además, creo, Pemex va a generar oportunidades de inversión y proyectos interesantes, en los que estaremos participando.

–¿Cuál es el plan de negocios de Banorte ?

–Lanzamos hace casi ya cinco años el Plan 20-20. Estamos por concluirlo el año que entra. En éste nos comprometimos a ser el mejor grupo financiero para México, para los habitantes, para nuestros colaboradores y clientes, al igual que para nuestros inversionistas. Eso nos ha llevado a realizar inversiones muy importantes.

“No sólo la transformación de nuestras sucursales, sino de nuestro banco, sobre todo en inversiones en sistemas que permitan acercar de manera más ágil nuestros productos a los clientes.

“Sin embargo, no ha concluido ese proyecto y empezamos una nueva etapa. Incluso, antes de que termine el 20-20 nos estará demandando inversiones muy importantes, con las que nosotros estamos completamente comprometidos a llevar a cabo.

“Banorte redujo las estimaciones de crecimiento para este año. ¿Qué está viendo?

–Es un año como cualquier otro inicio de sexenio, en el cual se tiene una reducción del crecimiento comparado con el que hay en años anteriores; sin embargo, platicando con nuestro economista jefe, Gabriel Casillas, hay muy buenas proyecciones de crecimiento para el año que entra. Estamos viendo que alcanzaremos un crecimiento de 1.8 por ciento en 2020 y este es un panorama alentador.

“Estamos preparados para potencializar ese crecimiento. Juntos, gobierno e iniciativa privada, vamos a realizar las inversiones para el país, aunque no estamos exentos, analizando cómo va la economía mundial en crecimiento y no sólo en los países cercanos, como Estados Unidos y los de Latinoamérica, sino los de Europa.

“La economía está muy globalizada y México es un gran participante.

Claro que hay retos, desafíos, pero México es un país sólido, fuerte, que cuenta con buenas perspectivas y oportunidades para seguir creciendo y participando en su desarrollo.