Fuente: El Economista/ Miguel Hernández

  • El gobierno estatal confirmó que a partir del 15 de junio iniciará la reactivación económica de manera gradual con las actividades consideradas esenciales y algunas de las no esenciales, aplicando las medidas sanitarias para inhibir el alza de contagios por Covid-19.

El gobierno estatal confirmó que a partir del 15 de junio iniciará la reactivación económica de manera gradual con las actividades consideradas esenciales y algunas de las no esenciales, aplicando las medidas sanitarias para inhibir el alza de contagios por Covid-19.

La secretaria de Economía en Puebla, Olivia Salomón Vibaldo, explicó que en los casos de las industrias automotriz y de la construcción pedirán que retomen las operaciones con 30% de las plantillas en turnos escalonados, para evitar aglomeraciones.

Explicó que en ambos sectores se pide que las áreas administrativas sigan realizando labores de home office y sólo se presente personal técnico a las fábricas y las obras.

Puntualizó que a las armadoras Volkswagen y Audi, así como a las autoparteras, solicitarán que, con el servicio de transporte que ofrecen a sus trabajadores, los lleven y traigan a sus casas.

Al menos entre ambos sectores productivos, que fueron incluidos por la Federación como actividades esenciales para el país, se generan alrededor de 80,000 empleos directos.

También en el sector de servicios habrá autorizaciones, por ejemplo, para que cafeterías y restaurantes reabran con servicios en terrazas o espacios al aire libre, pero con aforo reducido. En el caso de hoteles, se restringe a permitir sólo una ocupación de 30% de habitaciones en la entidad.

Otras actividades
Según el semáforo sanitario, cuando Puebla esté en color naranja, las industrias química y textil, así como el comercio en pequeño, podrán ir retomando las actividades.

“Después seguirán los museos y templos religiosos, donde permitirán eventos con aforos reducidos y así vamos a ir incorporando a otras actividades no esenciales”, abundó la secretaria estatal.

Por su parte, el presidente local del Consejo Coordinador Empresarial, Ignacio Alarcón Rodríguez Pacheco, reconoció la voluntad de las autoridades en permitir esta apertura gradual y ordenada, pero a la par pide que haya agilidad, porque las empresas están en números rojos.