Fuente: El Economista/ Jesús Vázquez

El objetivo es incorporar el plan de reordenamiento territorial y urbano que acompañará a la obra en los cinco estados del recorrido.

Eduardo Ortiz Jasso, titular de la Agencia de Proyectos Estratégicos del Estado de Quintana Roo, informó que se analiza integrar el proyecto del tren ligero que correría sobre la mancha urbana de Cancún como parte del fideicomiso de inversión y bienes raíces (fibra) que se lanzará para financiar el Tren Maya, lo cual implica que pasaría a convertirse en un proyecto federal.

El funcionario recordó que el tren ligero de Cancún está concebido como una ruta troncal que alimentará al Tren Maya desde la estación de salida que Grupo Aeroportuario del Sureste construirá en el Aeropuerto Internacional de Cancún, donde convergen los dos ramales de la vía férrea, tanto la que viene desde Yucatán como la que sale desde Cancún y recorre la Riviera Maya hasta Bacalar.

El tren ligero tendría una extensión inicial de 30 kilómetros y recorrerá toda la mancha urbana de Cancún, de sur a norte, iniciando en avenida Huayacán, hasta incorporarse a la avenida Chac Mool y bajar hasta Puerto Juárez en el extremo sur de la ciudad.

La idea de incorporar este segundo tren al fibra que se lanzará para el Tren Maya tiene como objetivo conformar en un sólo proyecto el plan de reordenamiento territorial y urbano que acompañará a la vía férrea en los cinco estados del recorrido.

En el caso de Cancún, el tren ligero buscará reordenar todas las rutas de transporte colectivo en la ciudad para convertirlas en sus alimentadoras y ser la columna vertebral de toda la movilidad urbana.

Aunque se encuentra en fase de anteproyecto, comentó que la inversión aproximada será de alrededor de 900 millones de pesos, a razón de 30 millones por kilómetro de vía. En caso de que el proyecto se integre al Tren Maya, el financiamiento sería federal.

En caso de que el tren ligero se mantenga independiente del Tren Maya, el gobierno del estado aportaría la tierra y los derechos de vía, y el resto lo aportarían empresas particulares mediante una Asociación Público Privada, explicó el funcionario.

En cualquiera de los dos casos, el gobernador Carlos Joaquín González dispuso ya que se construya un parque lineal que abarcará prácticamente los 30 kilómetros de vía que atravesarán de punta a punta la ciudad de Cancún.

Licitaciones en puerta
El director general del Fondo Nacional de Fomento al Turismo, Rogelio Jiménez Pons, informó que alistan entre marzo y abril las primeras cuatro licitaciones del Tren Maya para el tramo donde ya existe vía.

El funcionario dijo que estas licitaciones son exclusivamente para la ingeniería básica en un tramo de vía actualmente operativa de aproximadamente 700 kilómetros entre Palenque, Chiapas, y Mérida, Yucatán.

Se trata de obras de rectificación a fondo, en las que no se necesita la tramitación de una Manifestación de Impacto Ambiental porque se realizarán sobre una ruta férrea actualmente en funcionamiento, con derechos de vía desde hace más de 70 años, agregó.

Insistió en que se tiene que entender que el proyecto tiene dos grandes etapas, la primera donde existe vía que requiere obras de rectificación técnica para soportar un tren de carga fase cinco con velocidad máxima de 130 kilómetros por hora y velocidad media de 80 kilómetros por hora.

Para la otra gran etapa del proyecto, que corre desde Palenque hasta Escárcega, Campeche, y cruza de sur a norte todo el territorio del estado de Quintana Roo hasta llegar a Cancún, se lanzaron desde diciembre del 2018 las prebases para el diseño arquitectónico y de ingeniería de la ruta férrea, a través de zonas donde actualmente corren las líneas de alta tensión de la Comisión Federal de Electricidad y la carretera Cancún-Chetumal.

Se trata del tramo que carece de vía férrea y para el cual se requiere contar con el proyecto ejecutivo para poder ser sometido a evaluación de impacto ambiental a más tardar a finales del 2019.