Fuente: El Economista/ Alejandro De La Rosa

  • La Conagua redujo 26% el monto de la obra que se desarrollará en la zona del cancelado aeropuerto, en relación a un primer registro ante la SHCP. Se planea inaugurar en el 2021.

La Comisión Nacional del Agua (Conagua) publicó la semana pasada la manifestación de impacto ambiental (MIA) del Proyecto Ecológico Lago de Texcoco (PELT) con una inversión pública requerida de 13,088.4 millones de pesos, cifra que es el 26% menor a la registrada en agosto ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

El Presidente Andrés Manuel López Obrador ha incluido el proyecto de infraestructura agrícola social, cultural y deportiva en su lista de prioridades, debido a que se van a recuperar 12,224 hectáreas como zona de restauración ecológica con espacios de uso público, de las cuales el 40% corresponden al polígono donde se construía el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México.

De acuerdo con la comisión, el PELT será cerca de 17 veces más grande que el bosque de Chapultepec y tiene el potencial para ser el parque más grande del mundo.

El titular del proyecto, Iñaki Echeverría, ha informado que se planea abrir el próximo año (en la medida que la pandemia del Covid-19 lo permita), para eventos públicos y ciertos días de la semana, la zona que está bardeada (las 4,875 hectáreas en la cancelada terminal aérea)

“La idea es poder llevar a cabo carreras y caminatas, actividades físicas grupales, ciclismo, competencia de obstáculos, zonas de patinetas, picnics, circuitos de patines, temas de observación de flora y fauna, vuelo de papalotes, actividades educativas, etcétera, visitas al vivero, además de festivales, conciertos, espectáculos y cine al aire libre”, dijo el funcionario en Palacio Nacional el 25 de agosto.

El polígono del proyecto se localiza al oriente de la Zona Metropolitana (cercano al límite con la Ciudad de México), en los municipios de Atenco y Texcoco, así como parte de los municipios de Ecatepec de Morelos, Nezahualcóyotl y Chimalhuacán, en el Estado de México.

La Conagua precisa en la MIA que las acciones a realizar en el parque son independientes de diversas obras y actividades regulación hidráulica y saneamiento existentes y ya autorizadas a su favor en materia de impacto ambiental en la zona federal del Lago de Texcoco, entre ellas las del Lago Nabor Carrillo, para lo cual contará con presupuesto adicional.

“Dentro de la zona hay una serie de obras hidráulicas (entubamientos, drenes y canales), cuerpos de agua (permanentes y estacionales) e infraestructura (plantas de tratamiento, caminos) desarrolladas bajo la autorización correspondiente”, se detalló.

Debido a que en la zona ya hay impactos ambientales aprobados para el cancelado aeropuerto y a la naturaleza misma del proyecto, no se prevé que la aprobación de la MIA sea un obstáculo para iniciar la construcción de la obra prioritaria.