Fuente: La Jornada/ Braulio Carbajal

La Asociación Mexicana de Administradoras de Fondos para el Retiro (Amafore) propuso a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) invertir parte de los recursos de los trabajadores en proyectos del gobierno que ya generan ingresos, con el objetivo de brindar flujo de efectivo que sirva para atender las emergencias sanitaria y económica.

Además, en entrevista, Bernardo González, presidente de la Amafore, admitió que durante marzo pasado las minusvalías en las cuentas de los trabajadores fueron importantes (aún no se conoce el dato oficial); sin embargo, aseguró que no superaron las plusvalías que se generaron en 2019, por lo que pidió tranquilidad.

El representante de las 10 Afore que operan en el sistema indicó que no sólo el gremio se enfrenta al más grande reto de su historia, sino el país, por lo que, subrayó, urge que gobierno, iniciativa privada y sociedad se unan para crear un plan con acciones que ayuden a que el país no caiga en una crisis profunda y de larga duración.

Desde su trinchera, dijo, la Amafore planteó usar aproximadamente 700 mil millones de pesos, que es el máximo que las Afore pueden invertir en infraestructura, pero para eso el gobierno debe poner a disposición proyectos que ya estén dando frutos; por ejemplo, carreteras que generen peajes, pues de ahí saldrá el rendimiento para los trabajadores.

Hay activos que tiene el gobierno que ya generan ingresos importantes, los cuales podrían ser adquiridos por las Afore mediante cajones de infraestructura, Fibras o CKD (títulos o valores fiduciarios destinados al financiamiento de uno o más proyectos) en el mercado de valores, lo que daría flujo de dinero al gobierno, pues estaría monetizando ahora recursos que se prevén para el futuro, explicó.

No obstante, advirtió que para que los recursos de los trabajadores puedan ser invertidos el gobierno debe comprobar que son proyectos con activos estabilizados, de modo que se pueda comprobar que se generan ingresos. De eso dependerá qué tanto invertirán las Afore, siendo el máximo 700 mil millones de pesos.

La cifra máxima que tiene disponible la Amafore no es poca cosa, pues representa una décima parte del Presupuesto de Egresos para este año, que es de 6 billones de pesos.

Con esos recursos no seremos los salvadores del país, pero todas las industrias tenemos que hacer un esfuerzo. En nuestro caso, invertir en proyectos que han demostrado que generan ingresos, pero que el gobierno no puede monetizar ahora. Es una medida de apoyo, sobre todo cuando el gobierno no quiere recurrir a deuda, subrayó.

El presidente de la Amafore puso énfasis en no confundir esa acción, pues en días recientes se ha especulado sobre que el gobierno tomará el control de los recursos de los trabajadores. En ningún momento las autoridades han planteado ese tema. Son muy responsables y ese tipo de rumores dañan en lugar de ayudar.

Tras 14 meses de ganancias, las Afore registraron minusvalías por 26 mil millones de pesos en febrero pasado y se espera que para marzo sean superiores. Esto, como consecuencia de la volatilidad en el mercado por el Covid-19; sin embargo, el presidente de la Amafore aseguró que no borrarán los 486 mil millones que se consiguieron en 2019.

Tal como sucedió en la crisis de 2008, apuntó, los recursos de los trabajadores se recuperarán en pocos meses, por lo que pidió mantener la calma ante las bajas que se vean en los estados de cuenta. Además, hizo un llamado a no cambiarse de Afore.

Sobre los retiros por desempleo, indicó, sin ofrecer una cifra concreta, que se espera que sean muchos más respecto de 2019, año en el que con más de 12 mil millones de pesos se reportó la cifra más elevada desde 2010.