Fuente: CMIC

Los constructores formales afiliados a la CMIC estamos a favor del cabal cumplimiento de las leyes, reglamentos y normas del país. Por tal motivo, combatiremos cualquier figura de contratación que amedrente los derechos de los trabajadores privándolos de la seguridad social, afecte al erario y a los fines para los cuales fue creado y permita la competencia desleal dentro del sector. Estamos de acuerdo en que se castigue a quienes hagan uso abusivo e ilegal de la subcontratación, pero la regulación eficaz de dicha figura legal no debe derivar en restricciones excesivas que lastimen la inversión productiva, la generación de empleo y el desarrollo regional.

El pasado 12 de noviembre, se presentó la Iniciativa con Proyecto de Decreto por la cual se modifican diversas leyes relacionadas con la subcontratación. Al respecto, es necesario señalar que, debido a la complejidad y estándares de calidad involucrados en la industria de la construcción la subcontratación de personal y servicios apegada a derecho es inevitable y oportuna, ya que intervienen diversos expertos en la elaboración de proyectos, procesos constructivos, supervisiones, trabajos de instalaciones y acabados especializados, entre otros.

Por ello, como órgano de consulta y colaboración del gobierno, y como representante de los intereses de los constructores en México, solicitamos un diálogo abierto y propositivo en el marco del proceso legislativo de la iniciativa presentada por el Ejecutivo Federal, para exponer las particularidades y necesidades de la industria de la construcción.

Asimismo, y en caso de que se apruebe la iniciativa, estamos dispuestos a colaborar con la STPS mediante mesas de análisis que permitan conformar el padrón de prestadoras de servicios especializados y obras especializadas, con procesos ágiles y transparentes en la autorización de actividades.

Los constructores de México seguiremos trabajando de la mano del gobierno para conformar una industria cada vez más competitiva y productiva que salvaguarde los derechos laborales y promueva la inversión y el empleo; y que a su vez, permita la construcción de un país más próspero y justo.