Fuente: Reforma/ Nallely Hernández

Para las empresas constructoras es necesario que el Gobierno no asigne las obras más importantes de la Administración a cargo del Ejército, pues además de perjudicar a las empresas, afecta el crecimiento de la industria en México.

Eduardo Ramírez Leal, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), señaló que el sector de la construcción se encuentra estancado por la menor inversión del Gobierno en obras públicas, por lo que dejar los proyectos que surgen, como la adaptación de Santa Lucía al aeropuerto civil, resta oportunidad para que empresas del sector puedan activar la cadena de valor de la construcción, que incluye a proveedores, contratistas, ingenieros, entre otros.

“El que los Gobiernos se conviertan en constructores no es un política correcta. Ningún Gobierno por sí solo genera la riqueza necesaria, necesita a la iniciativa privada. El Gobierno establece las reglas, da las condiciones, da la certidumbre y los empresarios damos el empleo”, dijo el representante de las constructoras en el País.

“Somos parte de una cadena productiva muy importante, tres de cada cuatro actividades económicas las impactamos cuando hay construcción”.

Por otra parte, Héctor Ovalle, director general de Coconal, recordó que tan sólo en la última década, uno de los factores que propició la desaparición de empresas del tamaño de ICA fue la falta de obras gubernamentales.

“(La obra pública) es importante para las empresas y para el País, la construcción de activos, que son comunicaciones, aeropuertos, edificaciones son muy importantes para el desarrollo y mejorar calidad de vida de los mexicanos, lo que debería haber es una inversión importante”, agregó Ovalle.

El directivo comentó que hay desarrollos de infraestructura importantes en la actual Administración, pero ha habido pocos concursos y se ha privilegiado a empresas extranjeras.