Fuente: Milenio/ Elizabeth Hernández

  • Tras el anuncio de los tres proyectos de infraestructura que se realizarán el próximo año en Hidalgo, las constructoras deben de capitalizarse tras meses de estar inactivos y sin proyectos

El anuncio de los tres proyectos destinados a realizarse en Hidalgo, dentro del Plan de Infraestructura que presentó el gobierno federal, dio respiro a algunas constructoras, pero la mayoría desearía que se liberara el gasto público que ha quedado pendiente en este año y del cual, sólo el 1.6 por ciento se ha repartido en licitaciones hasta el mes pasado.

Lo anterior lo señaló Luis Miguel Escudero Hernández, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), en Hidalgo, quien indicó que esta semana se hicieron públicas 12 licitaciones más, insuficientes para las más de mil constructoras que existen en la entidad, por lo que planteó un Plan de Recuperación Económica interno para fortalecer a las empresas.

“De nada nos sirve que vengan o que haya anuncios de gran magnitud cuando realmente se van a participar hasta el próximo año. Para algunas empresas les dará un respiro , pero lo que queremos es que se detone este año lo que está presupuestado, y se podría realizar un Plan de Recuperación Económica interna, del estado”.

“Lo que necesitamos es la reactivación económica en cuestión de infraestructura, mientras no la haya, pues se corre el riesgo de que muchas empresas constructoras estén comenzando a cerrar o haciendo un paro técnico estratégico esperando que se detone la economía”, expuso Escudero Hernández. Indicó que el sector en Hidalgo, está pasando una situación complicada porque no hay inversión pública, debido a que el estado es uno de los pocos que depende de un 80 o 90 por ciento de la misma, y la mayoría de las empresas se encuentran estancadas.

“A pesar de que salieron 12 obras en la convocatoria de la Secretaria de Obras Públicas, para mil empresas que hay en el estado, no es nada”.

“Está bien que se anuncien inversiones grandes, que se proyecte el Plan de Infraestructura para el 2021, pero no nos sirve de mucho por lo que pedimos es que se libere lo que ya esté presupuestado, que se haga ese plan estratégico a nivel estado con lo que falte por aplicar y que ayude a las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (MiPymes) para que se generen empleos, trabajo y se active la cadena productiva”, refirió.

Dio a conocer que el gasto público que englobarán las 12 obras será de entre 70 y 100 millones de pesos, insuficiente para fortalecer y dar trabajo a todas las constructoras.

Los tres proyectos que se realizarán el próximo año, ubicadas dentro del Plan de Infraestructura que planteó el gobierno federal, está la construcción del libramiento carretero de Ixmiquilpan, en el que se invertirán tres millones 55 mil pesos; la construcción de la Autopista Real del Monte-Entronque Huasca de Ocampo con una inversión de dos millones 650 mil pesos; así como la instalación de una coquizadora en la refinería de Tula, misma que se inyectarán 54 millones 705 mil pesos.