Fuente: CMIC

  • “Es el momento para dar oportunidad a las más de 12 mil MiPyMEs que están distribuidas a lo largo de todo el país o la promesa de ayudar al sector quedará nuevamente en discurso”, Eduardo Ramírez Leal
  • Inversión de la iniciativa privada fundamental en el contexto de un Gobierno que desea no incrementar la deuda del país

La pandemia provocada por el Covid 19 no solo ocasionó una crisis sanitaria si no el declive de la economía mexicana, donde uno de los sectores más afectados fue el de la industria de la construcción, ocasionando que miles de empresas especialmente las MiPyMEs enfrenten una serie de complicaciones al tratar de mantener a sus trabajadores dentro de su nómina.

Por tal motivo, el Acuerdo para la Reactivación Económica anunciado el pasado 5 de octubre toma especial relevancia, debido a que contempla una inversión de la iniciativa privada, lo cual para el presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), el Ing. Eduardo Ramírez Leal es fundamental en el contexto de un Gobierno que no desea incrementar la deuda del país.

“El Gobierno recurrió a las concesiones porque son autofinanciables, sabe que en estos proyectos se tienen que meter recursos del presupuesto y si no cuentas con ellos, esta es su mejor opción para no generar deuda”, aseguró.

Referente a los 39 proyectos del Acuerdo enfocados a Comunicaciones y Transportes, Energía, Agua y Medio Ambiente, con una inversión equivalente a 297 mil millones de pesos y con la que se espera generar 190 mil nuevos empleos, el líder de los constructores mencionó que son pocos los proyectos, dado que 7 de ellos eran parte del plan que se presentó en noviembre del año pasado.

“Es un listado de pocas obras, nosotros hicimos una recopilación de las principales obras que se requieren en materia de infraestructura de todo tipo, no obstante, sabemos que los recursos son limitados por lo que es un comienzo esperanzador”.

En cuanto a la forma a la que se llevarán a cabo dichos proyectos se habla de inversiones privadas a través de concesiones, desdoblamientos y mixtos, pero para tener un efecto positivo es necesario realizar obras en todas las regiones de nuestro país e incluir a empresas de todos los tamaños.

“Lo que nosotros pedimos es que haya inclusión y que se brinde la oportunidad a empresas de todos los tamaños ya que la economía no se va a fortalecer porque 5 o 10 empresas tengan trabajo, necesitamos que la mayoría de los profesionales de la construcción empiecen a trabajar. Aunque sean desdoblamientos se deben hacer de forma transparente, posiblemente el financiero pueda ser el mismo, pero no los proyectistas, ni los constructores, es en este punto es donde se requiere de la voluntad del Gobierno para que las condiciones cambien”, aseveró el dirigente empresarial.

Asimismo puntualizó que para crear un efecto dinamizador en las cadenas productivas regionales es necesario la contratación de empresas locales y personal de esas zonas.

“Que la iniciativa privada invierta en proyectos de infraestructura ante la falta de recursos del Gobierno es un gran avance, pero si lo que queremos es reactivar la economía en las regiones y distribuir de mejor forma la riqueza, tenemos que incluir la participación de empresas de todos los tamaños y no únicamente a las más grandes; nosotros desde antes que comenzara la pandemia insistíamos en ello, por lo que este es el momento indicado para dar oportunidad a las más de 12 mil MiPyMEs que están distribuidas a lo largo de todo el país o la promesa de ayudar al sector quedará nuevamente en discurso” finalizó el Ing. Ramírez Leal.

Sin duda el Acuerdo para la Reactivación Económica anunciado por el CCE y el mandatario Andrés Manuel López Obrador abrió las posibilidades de reactivar uno de los sectores que más aporta al PIB, esperemos que por el bien de millones de mexicanos que depende de esta actividad, el Gobierno brinde las condiciones y la certeza jurídica para llevar acabo la primera etapa de este plan.