Fuente: Milenio Diario/ Lilliana Padilla

  • El ingeniero responsable informó que ya están utilizando material que trasladan desde Texcoco

Los trabajos para la construcción del aeropuerto Felipe Ángeles en Santa Lucía requieren desde la última semana de diciembre acarreos del material pétreo que quedó en Texcoco.

Tezontle y basalto se reutilizan para el relleno de pistas y caminos para el nuevo aeropuerto. Con un avance de 2.29 por ciento, las obras se concentran en 17 puntos del terreno, donde trabajan cuatro mil civiles y cerca de 600 militares, explicó el teniente coronel Jesús Abreu Callejas, ingeniero residente de las obras del aeropuerto.

La Secretaría de la Defensa Nacional llegó a un acuerdo con transportistas de la región para hacer el acarreo de los materiales pétreos que quedaron en Texcoco y que son susceptibles de ser reutilizados.

De hecho, el basalto que se utilizó para nivelar las pistas y asentarlas, ahora se utiliza para el relleno de hasta cuatro metros de profundidad en las tres pistas que conformarán el aeropuerto. “No tenemos un costo para nosotros, únicamente es el acarreo, eso va de la mano que estamos evitando con ello la explotación de minas aledañas. Ya el tema ambiental es muy importante. Si ya hay material disponible, ya no hay necesidad de explotar más minas aledañas al aeropuerto”, señaló el ingeniero, Teniente Coronel Abreu Callejas.

En un recorrido por las obras de Santa Lucía, MILENIO constató el avance de las obras, mismas que se realizan de manera simultánea en 17 puntos del terreno. Los mayores avances están en las pistas y el edificio terminal. Para ello han sido contratados miles de trabajadores. La Sedena se encarga de su contratación e incorporación al IMSS.

“Todos los empleados civiles que están laborando aquí en el aeropuerto son contratados directamente por los diferentes frentes de trabajo.

Obviamente, de acuerdo con su especialidad y dándoles todas las prestaciones de ley”, afirmó. Cada lunes se reciben las solicitudes de quienes buscan emplearse en las obras del aeropuerto que, de acuerdo con la planeación establecida, deberán estar concluidas para marzo de 2022.

“La forma es en cada uno de los accesos al Campo Militar; hay puntos de atención donde cualquier persona puede llegar y ofrecer su trabajo”, explicó el ingeniero responsable de Sedena, y agregó que conforme avancen los trabajos, se requerirá más mano de obra y en consecuencia, habrá más contrataciones.

Además, las Secretarías de la Defensa Nacional a través de su órgano interno y de la Función Pública, revisan a detalle el uso de los recursos que se gastan en la obra para que se mantenga conforme al presupuesto asignado, sin que haya sobreprecios o incrementos en el costo total.