Fuente: El Economista/ Jesús Vázquez.

  • “El gremio de la construcción está optimista de que se hayan liberado estos recursos destinados a espacios públicos como parques y centros deportivos en comunidades rurales y urbanas”, comentó Diego Cortes Arzola, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) delegación Quintana Roo.

Diego Cortes Arzola, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) delegación Quintana Roo, informó que existe en procesos de licitación un presupuesto de 230 millones de pesos en obra pública estatal y municipal que ayudará a reactivar principalmente la economía de la zona sur del estado.

“El gremio de la construcción está optimista de que se hayan liberado estos recursos destinados a espacios públicos como parques y centros deportivos en comunidades rurales y urbanas”, comentó.

El gobierno municipal de Othón P Blanco cuenta con un estimado de 170 millones de pesos que ejercerá antes de finalizar este año, de los cuales poco más de la mitad está en proceso de licitación, en tanto que el gobierno del estado licitará aproximadamente 60 millones de pesos en obra pública también antes de que concluya el 2020. “Con estos recursos estaríamos considerando un cierre de año que le permitiría al sector de la construcción recuperarse de la difícil situación que hemos padecido en lo que va del año”.

“Confiamos en que las obras se asignen a constructoras locales para que los beneficios se reflejen directamente en la economía local. En Quintana Roo, como en todo el país, la cadena de valor de la industria de la construcción, desde la comercialización de varilla e insumos derivados del acero, cementeras, concreteras, ferreterías, tiendas de pinturas, hasta la planta laboral fue severamente afectada este año como consecuencia de la contingencia sanitaria, por lo que la liberación de estos recursos es fundamental para el sector”, dijo.

Reconoció que a lo largo del presente a año han padecido una complicada situación en materia de obra pública que ha impactado al sector de la construcción y, en cascada, la generación de empleos y consumo de insumos diversos, y aunque se ha mantenido algo de obra pública federal, no ha llegado al nivel de años pasados. “Lo mismo sucede en la obra pública estatal, que ha caído notablemente en comparación con otros años”, expuso.

Sin embargo, con la liberación de estos 270 millones para obra pública comunitaria, “tendríamos un cierre de fin de año optimista, que sería la antesala para que a partir de inicios del 2021 se consolide el proceso de reactivación económica anunciado por el gobierno del estado y el ayuntamiento de Othón P Blanco”.

Cortes Arzola recordó que aunado a las obras estatales y municipales e sumarán las de los tramos 6 y 7 del Tren Maya que en el 2021 está anunciado que comenzarán a realizarse.

“Cada tramo generará 30,000 empleos, por lo que se espera que, en la zona sur, desde Tulum hasta Chetumal, se generen aproximadamente 60,000 empleos que sean aprovechados por la población local. Conforme al compromiso presidencial, estimamos y confiamos que por lo menos la mitad, esto es, 30,00 empleos, tendrían que ser para trabajadores locales a lo largo de la zona sur del estado, desde Tulum, Carrillo Puerto y Bacalar hasta Chetumal”, recordó Cortes Arzola.

“Estaremos muy pendientes de que las subcontrataciones se hagan con empresas locales, para lo cual estamos conformando sociedades gestoras mediante la cual estamos integrando empresas de ramos diversos de la construcción, con el fin de presentar propuestas atractivas a la Sedena y a Fonatur”, añadió el empresario constructor.