Fuente: El Heraldo de México/ Everardo Martinez

La portuguesa Mota-Engil se suma a las firmas que buscan participar en la licitación

Los nuevos proyectos de obra pública comenzaron a levantar suspicacias dentro del grupo de constructores más grandes que operan en México.

La portuguesa Mota-Engil, que incluso participó en las licitaciones del suspendido Nuevo Aeropuerto de Texcoco, creando una controversia por el fallo del centro de transporte de la infraestructura, ahora levantó la mano para construir las vías del Tren Maya.

“En infraestructura relacionada con turismo hemos manifestado interés de participar en el Tren Maya, en el proceso de licitación. No sé si van a ser cinco o seis paquetes en la construcción de estaciones y vías”, dijo Rafael Lang, director general de Mota-Engil Turismo.

“Es un proyecto estratégico para el sureste de país. Tendrá, más que una rentabilidad económica, un beneficio social”, agregó.

La firma ha sido una de las más ganadoras de la administración de Enrique Peña. Entre 2013 y 2017, la empresa ganó 10 contratos por 10 mil 133 millones de pesos. Fue la cuarta firma en desarrollo de infraestructura más ganadora, luego de las mexicanas Cicsa, de Carlos Slim; Coconal, de Héctor Ovalle, e ICA de la familia Quintana.

Esas tres mexicanas, fueron las principales contratistas del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México en la obra del aeropuerto de Texcoco y ahora sus contratos están siendo negociados.

El proyecto del Tren Maya de la actual administración busca detonar el crecimiento del sur y sureste de México con un tren e carga de más de mil 500 kilómetros de largo.