Fuente: La Jornada/ Dora Villanueva y Carolina Gómez

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) otorgó a Fonatur Tren Maya una concesión hasta por 50 años para construir, operara y explotar el Tren Maya en la Península de Yucatán, 30 de ellos con exclusividad en los tramos de vía nueva que se construyan. En el permiso –al 21 de abril 2070– se le dan atribuciones para derechos de vía, construcción de vía férrea que en automático pasará a la Federación, para en cierto momento constituir impuestos por los derechos derivados de la obra.

Al dar cuenta de la vigencia de la asignación, la SCT recalcó que será de 50 años, contados a partir del día siguiente de la fecha de su firma, el 20 de abril, y confiere derechos de exclusividad al asignatario (Fonatur Tren Maya), para operar y explotar la vía férrea y prestar el servicio público de transporte por 30 años para carga en la vía nueva que éste construya, y de 30 años para pasajeros.

Fonatur Tren Maya deberá realizar la liberación del derecho de vía que sea necesario, obtener la titularidad de dicha superficie en favor de la Federación y con ello liberar de cualquier responsabilidad relacionada con el tema a la SCT. Deberá presentar un proyecto ejecutivo en los próximos 12 meses con los detalles referentes a la operación.

A la par deberá hacerse cargo de la construcción de la vía férrea e inmuebles necesarios para la operación del Tren; y deberá solucionar la preservación y conservación de los bienes que tienen o tengan valor histórico, cultural o artístico, y que sean registrados como monumentos históricos ante el Instituto Nacional de Antropología e Historia, así como dar atención a los requerimientos de atención a pueblos indígenas.

El Cemda critica asignación

Seguir con el proyecto del Tren Maya, pese a la pandemia, además de que no se tienen todos los permisos ni autorizaciones ni se ha sometido al procedimiento de impacto ambiental, sienta un muy mal precedente, aseguró Gustavo Alanís, director general del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda).

En entrevista con La Jornada, criticó que ayer se haya publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF) la asignación de la construcción y explotación por cinco décadas del Tren Maya a la empresa paraestatal Fonatur Tren Maya.

Está difícil de entender cómo se asigna un proyecto a 50 años, cuando ni siquiera conocemos el plan ejecutivo. Añadió: que continúe no es lo mejor, ni desde el punto del vista técnico jurídico, legal y ambiental. Se sienta mal precedente, pues otros van a decir si el gobierno no cumple con la ley, nosotros tampoco.