Fuente: Obras/ Redacción

  • El fin de semana se llevaron a cabo reuniones entre autoridades y poblados aledaños a la ruta del proyecto para encontrar soluciones a problemáticas planteadas.

El gobierno mexicano a cargo de la construcción del Tren Maya se ha reunido con comunidades indígenas aledañas a la ruta por la que pasará el ferrocarril, para conocer sus inquietudes y peticiones relacionadas con el proyecto.

Entre las resoluciones presentadas, se anunció que el programa Jóvenes Construyendo el Futuro trabajará con estudiantes de la zona para que puedan laborar en el proyecto e incorporarlos a centros de trabajo de la región.

Por parte del gobierno participaron funcionarios de la Secretaría de Gobernación a través de la Subsecretaría de Desarrollo Democrático, Participación Social y Asuntos Religiosos, el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), instancia encargada de la obra, y el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI), entre otras dependencias. En total, contemplando a representantes de los poblados, se entabló conversación entre 570 personas.

Al final de la jornada se dieron anuncios y resoluciones para cada entidad por la que atravesará el Tren Maya: Chiapas, Quintana Roo, Campeche y Yucatán.

En el caso del primer estado, el Banco de Bienestar anunció que se instalarán cinco sucursales en atención a la solicitud de las comunidades. También se darán asesorías sobre qué sucederá con los terrenos ubicados en el paso de las vías y se capacitará a las personas para que conozcan sus derechos, con ayuda de la Procuraduría Agraria.

Además, la Secretaría de Educación Pública (SEP) informó que enseña a jóvenes de educación superior que habitan en la zona, a aplicar diagnósticos participativos comunitarios para facilitar la recolección de dudas y opiniones, comunicó el gobierno de la República.

En Quintana Roo, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) se comprometió a revisar la viabilidad de obras de caminos e indemnizaciones pendientes. También se solicitó brindar atención a las necesidades de infraestructura básica en la región.

Mientras que en Campeche, en la comunidad Don Samuel se determinó que la Comisión Nacional del Agua (Conagua) programará recorridos a los poblados que necesitan pozos de agua potable, para elaborar los proyectos. En Tenabo, se pidió la ampliación del servicio de energía eléctrica y solicitaron la incorporación de mujeres indígenas en el proyecto.

Igualmente se atendieron las solicitudes de Yucatán, en donde en Maxcanú el Instituto Nacional de la Economía Social (Inaes) dijo que se hará cargo de generar nuevos empleos a través del turismo comunitario. También se decidió crear mesas de diálogo para dar seguimiento a las solicitudes en materia de tierras y territorios de la microrregión.

En tanto que en Valladolid, en el mismo estado, el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) declaró que rehabilitará las unidades médicas para atender a la población de manera más eficiente en el contexto de la pandemia.