Fuente: Obras

  • El Viaducto Santa Catarina en la que invertirá la concesionaria Roadis es el primer proyecto carretero del plan de desdoblamiento de concesiones a cinco empresas anunciado por el gobierno mexicano.

La concesionaria de infraestructura Roadis dio a conocer que invertirá 7,000 millones de pesos en la construcción del Viaducto Santa Catarina en Nuevo León, el cual busca ser una alternativa de ahorro en tiempo para los viajeros de la zona metropolitana de Monterrey y representa el primer proyecto carretero bajo el plan de desdoblamiento de concesiones que anunció meses atrás el gobierno federal.

Entre julio y octubre, Javier Jiménez Espriú, secretario de Comunicaciones y Transportes, y Arturo Herrera, secretario de Hacienda, dieron a conocer que el sector privado invertiría 18,500 millones de pesos este 2019 en obras carreteras, a través del desdoblamiento de concesiones a cinco empresas.

El desdoblamiento consiste en asociar nuevos proyectos a concesiones existentes para dar continuidad a la extensión de una autopista determinada en su longitud y su zona de influencia.

El Viaducto Urbano Santa Catarina, que tendrá una longitud de 7.9 kilómetros, es así una ampliación de la autopista Monterrey-Saltillo, cuya concesión está a cargo de Roadis, filial del fondo de pensiones canadiense Public Sector Pension Investment Board (PSP Investments).

Roadis gestiona 145 kilómetros de autopistas en México -por 45 años- correspondientes a las autopistas Saltillo-Monterrey y Perote-Xalapa-Banderilla, según su sitio web. A nivel mundial, la firma maneja 1,882 kilómetros de autopista en 10 concesiones en México, Brasil, España, Portugal e India.

El proyecto en Nuevo León, consiste en la construcción y operación de un viaducto elevado que cuenta con los estudios de factibilidad y los permisos necesarios para coexistir armónicamente con el río Santa Catarina. Será una carretera tipo A4, con 2 carriles de tráfico en cada dirección. Abarcará desde el final de la vía concesionada en las Huastecas, en la zona suroeste del río Santa Catarina, hasta el entronque final con la Avenida Gustavo Díaz Ordaz.

La obra deberá concluirse a inicios de 2022 y será financiada al 100% por la concesionaria, de acuerdo con un comunicado de la empresa.

La vialidad estará libre de peaje y promete un ahorro de 20 minutos en recorrido al resolver el problema de congestión en la carretera libre Saltillo-Monterrey, en el tramo que se encuentra entre el Periférico de Monterrey y el centro de la ciudad.

Además, al ubicarse en una zona estratégica de comercio internacional dada la conexión con Estados Unidos, busca dotar de mayor interconectividad y competitividad a la región noreste de México.

La obra será ejecutada por la empresa local Grupo G de ingeniería y construcción. Roadis asegura que será una de las obras prefabricadas más grandes de su tipo y generará 2,300 empleos directos y 5,000 indirectos.